Pensamientos

Vivimos tan sometidos a las normas sociales que, hoy día, resulta difícil separar el concepto de felicidad del hedonismo y el consumismo que gobierna nuestro mundo desarrollado. Algunos científicos afirman que la ciencia experimental ha ganado la batalla a la filosofía, sin embargo, me pregunto si realmente el hombre de hoy es feliz bajo la ley de lo efímero y pasajero. Las estadísticas muestran el aumento del número de depresiones en las mujeres y el incremento de adicciones y ludopatías en hombres. Como filósofa, echo de menos una sociedad en la que se hable menos del tener y más del ser, menos del sexo y más del amor, menos del placer y más de la felicidad sin querer afirmar con esto que lo material, el placer o el sexo sea malo, porque, evidentemente, no lo es.

Quizá el motivo por el que el sexo se ha convertido en un fenómeno tan mediático tenga su razón de ser en el escepticismo que parece que sentimos respecto al tema del amor verdadero. Sin embargo, pese a ese rechazo inicial que sienten muchas personas ante la idea de un amor para toda la vida también existe un miedo extremo a la soledad equiparando de esta forma la pareja no tanto con el enamoramiento como con la compañía. Es curioso que existan personas a las que les cueste tanto romper con su pareja simplemente por este motivo; la realidad es que no existe soledad más trágica que aquella que se siente estando acompañado. De la misma forma que se esclaviza a sí mismo aquel que conecta continuamente una ruptura con un nuevo noviazgo. El mejor medio para poder estar bien con el otro es estar bien primero uno consigo mismo; esta es la clave no sólo en el amor sino también en la amistad y en el ámbito familiar.

El desarrollo de las nuevas tecnologías, especialmente, en el ámbito de la comunicación ha facilitado, teóricamente, la relación entre las personas. Sin embargo, contradictoriamente, mientras que de alguna forma el chat, por ejemplo, reduce la distancia espacial en el diálogo entre dos personas de distintas ciudades, aumenta la distancia personal en tanto que muchas personas prefieren ponerse delante de un ordenador a pasar parte de su tiempo libre pero son incapaces de superar la barrera personal para comenzar una relación de amistad con un compañero de trabajo que les cae bien. Sacar el mejor partido de este tipo de medios técnicos es excelente pero no lo es cuando el ser humano pierde la naturalidad y la espontaneidad en una relación cara a cara en la que la información que nos proporciona el otro es mucho más clara: a la comunicación oral se le suma también el lenguaje corporal.

Hoy día vivimos cegados por los resultados de la ciencia experimental basados en análisis matemáticos. Sin embargo, el conocimiento humano propio de la filosofía es irreductible a una ecuación científica, simplemente, porque el mundo de las emociones y de los sentimientos tiene una complejidad y una riqueza que es inclasificable; cada persona es única e irrepetible por eso merece la pena embarcarse en la aventura de conocer al otro, y a su vez, dejarse conocer sin miedo.

Comentarios

  1. nuevamente estoy contigo! bravo por esta exposición acerca de temas tana relevantes, la felicidad (en definitiva) y cómo conseguirla o cómo no (según sean nuestras prioridades o si nos dejamos llevar por el hedonismo consumista por encima de otros valores superiores como son el encuentro personal e huir de lo efímero para centrarse en lo perenne) características de la sociedad de hoy y pautas para hacer frente a la realidad en la que estamos inmersos.

    ResponderEliminar
  2. Hola, guapa:
    Enhorabuena por compartir tus pensamientos. La verdad es que vivimos una situación complicada, aunque supongo que siempre ha sido difícil encontrar el equilibrio entre el deseo de amor y el miedo a perderlo y que, tal vez por eso, a veces nos conformamos con menos. Pero está bien recordar que podemos aspirar a más, que siempre podemos ir a más. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el texto y por este espacio.
    Necesitamos lugares donde compartir, eso seguro.
    Siempre me he preguntado qué puedo hacer frente al bombardeo de información (=desinformación) al que estamos sometidos. Enciendes un aparato y quieres leer tu correo electrónico y allí en primera página hay "noticias" que no quiere decir que sean las más importantes.
    Pero por otro lado es la mejor época para poder aprender cosas si uno tiene voluntad porque hay más medios.
    Mi abuela ni imaginaría que desde un ordenador se puede enviar un mensaje a la pantalla de un aparato que alguien lleva en el bolsillo y que se llama movil.

    Es todo un desafío para el que el ser humano necesita las ciencias experimentales y también las ciencias humanas.
    Creo que renunciar a cualquiera de las dos, con todo el esfuerzo que nos costó llegar sería de tontos.

    Y cada uno desde donde esté puede ayudar a unir en vez de a separar.
    Quería compartir esto simplemente.
    Gracias a todos por estar y por leer.
    eukene

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40