HOMENAJE A LOS MAYORES

Cada miércoles por la tarde a las 5 en punto me enfrento al reto de dar clase de Inteligencia Emocional a personas mayores. Son alumnos excelentes por la atención y el respeto con el que tratan a una profesora joven que sin ninguna duda tiene mucho que aprender de todos ellos ya que a través de sus ojos percibo su sabiduría vital, sus ganas de aprender, su ilusión por la vida y su agradecimiento. Mi gratitud y mi admiración por todos ellos es todavía mayor ya que me hacen sentir valorada y respetada en aquello que realizo de forma vocacional. Mi motivación cada semana está en desempeñar mi labor docente de una manera más eficaz y competente ya que soy consciente de que todavía me queda mucho camino por recorrer en el mundo de la enseñanza. Ganas, juventud e ilusión no me faltan.
Este texto pretende ser un homenaje a las personas mayores. Personas que a veces se ven relegadas a un segundo plano en una sociedad que equipara el éxito con la belleza física y la juventud. Gracias a mis alumnos he descubierto la sabiduría oculta que existe detrás de algunas de sus arrugas y la ilusión latente por la vida y por el amor que permanece vibrante bajo esos ojos que cada miércoles me miran con atención y respeto en el aula. Creo que entre todos hemos conseguido crear el espacio adecuado para hablar sobre temas humanos y, lo más importante, creo que todos acudimos con ganas a la cita de los miércoles ya que hemos encontrado un espacio para el aprendizaje y la puesta en común de ideas y experiencias.
Me gusta ser profesora pero también me gusta sentirme una más entre todos ellos algo totalmente compatible al menos en esta situación en concreto gracias a la generosidad que han mostrado todos ellos desde el momento en que me conocieron en el mes de octubre cuando acudía nerviosa pero entusiasmada a mi primera clase de inteligencia emocional. Habitualmente, los alumnos son más jóvenes que la profesora pero en algunos casos, como este en concreto, la profesora es mucho más joven que sus alumnos, sin embargo, en la mayoría de las ocasiones ni siquiera lo noto porque hace tiempo descubrí que existen ancianos con corazón joven y personas jóvenes que viven como si por dentro fuesen viejas.
Ojalá podamos construir entre todos una sociedad en valores en la que el diálogo intergeneracional sea uno de nuestros pilares fundamentales. Ojalá el anciano tenga el espacio que se merece en el seno de la familia y viva sus últimos años con la dignidad y el amor que se merece. Este es mi pequeño homenaje a todos ellos. Como siempre, muchas gracias por escucharme y ojalá que aquellos que todavía no os habéis atrevido a participar en este blog veáis en este espacio la oportunidad para expresar libremente vuestros pensamientos y emociones.

Comentarios

  1. Hola Maite: Es para mí un gran placer dirigirme a tí, saludarte y darte las gracias por tus clases de Inteligencia Emocional.Eres una persona activa, competente y trabajadora.Yo soy, quizas, el más joven de tus alumnos de la UFAMY_BILAKETA.Sólo tengo 62 años, por un cáncer que me apartó de mi vida laboral.Lo he pasado muy mal, pero gracias a personas como tú, tus clases, libros como el de Viktorn Frankl (El hombre en busca de sentido)..... me voy recuperando a mí mismo. Muchas gracias
    Joaquín

    ResponderEliminar
  2. Hola, M. Me ha encantado lo que has escrito y creo que tienes mucha razón. Hoy en día no valoramos a las personas mayores y cometemos un gran error, pues ellas cuentan con una gran experiencia que nos ayudaría a evitar muchos errores.

    Es cierto que ellos tienen un lenguaje diferente al nuestro y, por ello, una manera diferente de ver las cosas, pero yo creo que las diferencias no son insalvables, pues todos, jóvenes y mayores, somos seres humanos.

    Estoy segura de que tanto tú como ellos estaréis aprendiendo mucho y me alegro de veras.

    ResponderEliminar
  3. Ola mt: que gran verdad la de que la juventud está mas en el espiritu que en el cuerpo, es una gozada que puedas relacionarte con ellos de manera tan satisfactoria y llevar a cabo el que llamas dialogo intergeneracional. estoy seguro aprendéis mucho ellos de ti y tu de ellos. para la vitalidad, la ilusión y el mirar al mundo con amor no hay edad. gracias por transmitirnos un mensaje tan estimulante, bss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40