Un nuevo año

Comienza un nuevo año; trescientos sesenta y cinco días en blanco. El misterio del tiempo aflora a través de nuevos propósitos que quedan en el olvido en el mes de febrero. Existen muchas personas que viven en un plano teórico y rara vez llevan a la práctica sus verdaderos deseos. La virtud de la constancia, la paciencia y la perseverancia son difíciles para todos aquellos que dependiendo de su carácter necesitan ver resultados inmediatos para encontrar una motivación. Es difícil esperar en una sociedad de ruidos y prisas donde el poder de la técnica y el dinero dotan al ser humano de todo aquello que quiere a nivel material de forma inmediata.

Sin embargo, existen muchos deseos que no pueden ser alcanzados de otra manera sino a través del trabajo, la superación personal, la lucha, la paciencia, la confianza... Por esta razón, el autoconocimiento es el verdadero motor de la felicidad. Ve ahí donde el corazón te lleve y nunca olvides que paradójicamente aquello que más deseas es justamente lo que más temes. El presente es la única realidad que está en tus manos. El hoy es un regalo. El mañana sólo una hipótesis. El pasado un tiempo recordado que no cuenta con una entidad real fuera de la memoria.
Feliz 2009; disfruta del poder del ahora.

Comentarios

  1. Qué importante el equilibrio, la "justa medida" esa de la que hablaba Aristóteles. Hemos de hacernos propósitos, para saber hacia dónde queremos caminar, pero también hemos de disfrutar de cada paso del camino. ¡Adelante, 2009!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40