Final de curso en la Umafy

Ayer fue un día de celebración en la Universidad para Mayores Francisco Induráin (Umafy). Día de celebración y a la vez de nostalgia al comprobar qué rápido pasa el tiempo y qué lejos diviso el mes de octubre cuando acudí por primera vez como profesora a clase de Inteligencia Emocional. En la Umafy hay muchas personas, sin embargo, para mí la Umafy son mis alumnos. Personas a las que puedo mirar a los ojos de tú a tú porque después de estos meses sólo siento agradecimiento por la ilusión con la que han aprendido, las ganas de estudiar, el cariño que me han dado y el respeto con el que me han tratado en todo momento haciéndome sentir una más entre ellos. El éxito de la asignatura de Inteligencia emocional se ha dado gracias a todos ellos que han contribuido a la formación de un verdadero equipo y han alimentado mis ilusiones y mis esperanzas profesionales y también vitales ya que es un regalo poder comprobar cómo algunas personas de edad avanzada disfrutan su presente entre libros y apuntes.
Ayer celebramos en Aoiz la fiesta de final de curso y la entrega de diplomas a la promoción 2009. El verano ha llegado aportando ilusiones renovadas a unos abuelos que acuden a las escuela igual que sus nietos. Me gusta el espíritu de la Umafy porque acoge y da protagonismo a las personas mayores, sin embargo, también me gustaría que la gente joven se animase a compartir parte de su tiempo colaborando con este centro de estudios.
Queridos alumnos: espero que disfrutéis de vuestro merecido descanso estival y seais felices porque como ya os dije en una ocasión el verdadero aprendizaje del curso comienza ahora, fuera de la clase, es decir, en vuestra propia vida.
Desde este blog yo sólo quiero deciros MUCHAS GRACIAS Y HASTA PRONTO.
Con todo el cariño para vosotros.
M N

Comentarios

  1. M-chu, ante todo felicidades y enhorabuena por el éxito del curso finalizado ahora, es estupendo cuando se da esa consonancia entre profesor/a y alumnos a todos los niveles, no sólo académico sino profundamente humano. eso habla muy bien de los alumnos pero sobre todo de la profesora! bss

    ResponderEliminar
  2. Precioso texto, M. Se nota que el cariño y el agradecimiento son sinceros, y me alegro mucho por ti. Ojalá que tú también descanses mucho este verano, que te lo mereces, y puedas volver a seguir dando lo mejor que ti a la vuelta. ¡Y con un buen sueldo, que también viene bien!

    ResponderEliminar
  3. Hola, Querida Maite, me parece que además de aprender de toda la gente que te ha rodeado en el curso que has dado, me parece crucial lo que comentas casi al final de tu comentario.El verdadero aprendizaje, ellos contigo y paralelamente tu en el proceso que vas a terminar en muy poco tiempo, empieza quizás no formalmente pero si realmente, una vez que "las clases" se han dejado atrás.
    Me alegro que coincidamos en este punto.
    Animo, Maite que seguro que se te van presentando cosillas para hacer...Tu sinceridad me sigue asombrando. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola amigos Carmen, Eva y Pablo muchas gracias por vuestros comentarios que seguro que ayudarán a reflexionar a otros lectores que se acerquen a este blog. Un abrazo y hasta pronto

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por tus reflexiones

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40