MÁS ALLÁ DE UNA TESIS

¿Qué hay más allá de una tesis? Hay vida. Horas y horas de estudio incluso en verano. Tiempo que en algunas ocasiones está bien encaminado y en otras, hubiese podido invertirse de manera más adecuada. Momentos de entusiamo, etapas de aburrimiento y apatía, minutos de máxima felicidad y por contraste, situaciones de gran insatisfacción interior. La vida de un doctorando es profundamente solitaria ya que es uno mismo el que tiene que sacar adelante el trabajo y buscar una cantidad de libros interminables para acotar y definir el tema (y a partir de ahí poder avanzar). Lo cierto es que no es fácil llegar al final, o más bien, aunque sí sea fácil el camino se hace largo y en muchos momentos empedrado.

Existen personas que son felices estudiando durante horas en la biblioteca. Ensimismadas en las páginas que tienen sobre la mesa. Escribiendo y leyendo sin ver un resultado inmediato en su trabajo. Reconozco que mi carácter no se adapta demasiado a ese tipo de vida, quizá por eso, dentro de mí he tenido que desarrollar una fuerza de voluntad extraordinaria y algunas formas de motivación. En cualquier caso, siempre he sentido que mi vida era mucho más que la tesis aunque inconscientemente puede que yo también le haya dado más importancia de la que realmente tiene. Quizá dediqué más tiempo a lo profesional que a lo personal. Creo que por suerte, soy joven, y estoy a tiempo de corregir ese "error" (en caso de que pueda considerarse así).

A mi alrededor hay personas que realizan una tesis: mi hermana A. N y mi amiga E. J. G están en el transcurso de avanzar. Y lo cierto es que ahora mismo admiro su valentía porque quizá cuando yo entré al doctorado con 22 años no era consciente (por ignorancia e inmadurez) de todo el esfuerzo que supone. Hoy que ya he crecido un poco y he madurado, pienso que todo ha merecido la pena porque sé que he sido una privilegiada al poder realizar una investigación con una buena beca que me ha permitido seguir formándome en un mundo laborar competitivo al máximo. Este curso académico ha sido para mí uno de los más felices de mi vida porque he disfrutado de todo lo que he hecho.

Estoy a punto de cerrar una etapa vital importante: y lo hago agradecida a mi pasado pero ilusionada y entusiasmada con mi futuro. Son días de instrospección para mí: con mails pendientes de responder, con llamadas por realizar, momentos en los que me cuesta más desarrollar mis habilidades sociales, instantes en los que afloran mis emociones ante la novedad de mi mañana y el tiempo que he pasado en este lugar y las personas que conocí, me duelen cosas que sé que en otras circunstancias no me dolerían...

Estoy muy cansada psicológicamente, por esta razón, también me despido del blog hasta agosto recomendándoos que durante este tiempo sigáis los blogs de amiga Eva y de mi amigo Pablo (a los que podéis acceder a través de mi perfil).

Os deseo felices vacaciones y muchas gracias como siempre por estar ahí.
M.N

Comentarios

  1. Mi querida M.: Gracias por tus palabras. Me ayudan a hacerme cargo de cómo es un doctorado y de cómo te encuentras. Ha sido una etapa larga y dura, pero, como tú bien dices, privilegiada. Me alegra mucho que veas el vaso medio lleno, ya sabes que yo siempre te animaré a verlo así. Espero que disfrutes como loca el día de la defensa de tu tesis -ahí estaré yo para recordarte el privilegio de conversar con cuatro o cinco futuros colegas- y que descanses mucho este verano. Te lo mereces.

    ResponderEliminar
  2. Hola Evucha: Gracias por el comentario que siempre se agradece. Se nota que Pablo está de vacaciones y no puede acceder a internet... Ya falta muy poco para el miércoles. Tengo muchas ganas de veroooooooooosssss¡¡¡¡¡ Hoy me voy a celebrar el acontecimietno con una amiga que no podrá venir a mi examen. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Ola M-chu, ya estoy de vuelta en tu blog! aunque ésta última entrada tuya es anterior a la tesis puedo comentarte: por supuesto ha valido la pena, como bien dices, el camino ha sido arduo y nada fácil, largo y fatigoso, bajo un sol radiante algunas veces, bajo las nubes onerosas otras, con días buenos y otros menos buenos... pero lo has conseguido!! y esta es una razón fundamental para que te sientas feliz. feliz de haber llegado a término el camino que emprendiste hace ya varios años, feliz de haber vencido las dificultades, de haber contado con amigos que te apoyan a pesar del carácter extremadamente solitario propio del trabajo de sacar adelante una tesis. enhorabuena, ve asimilando poco a poco lo que estás viviendo estos dias... ahora se abre un panorama nuevo y lleno de sorpresas.... así que cargate de ilusión y a por ello! un bsot pablo

    ResponderEliminar
  4. Hola Pablo qué alegría leerte de nuevo en mi blog¡¡ Siempre tienes palabras generosas para´mí que no sabes cómo agradezco. Un abrazo y mil gracias por todo.
    Maite

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40