¿QUÉ ES PARA TI LA INTIMIDAD?

Uno de los miembros del tribunal de mi tesis me hizo las siguientes preguntas:
1) "¿Qué considera usted que es más íntimo el sentimiento de la tristeza o el sentimiento de la alegría?

2)"¿Qué es para usted la intimidad?"

Al margen de las respuesta que yo di en aquel momento, son preguntas que hoy resuenan en mi cabeza al encender el televisor y ver a determinadas señoritas vendiendo su vida privada sin el menor pudor y dando una imagen nada favorable de la mujer actual. Me niego a pensar que vivimos en un mundo en el que todo, hasta la dignidad, se compra y se vende. No soy periodista por eso no voy a hablar de aquello que no conozco pero sí pienso que todo buen periodista debe tener capacidad de autocrítica y por qué no decirlo, también inquietudes. No comprendo que una persona que pasa cuatro años de su vida estudiando una carrera luego se sienta feliz escuchando con quién se acuesta o se deja de acostar determinada persona e investigando la vida privada (que como bien dice la palabra es privada) de los famosos. Hay profesionales y programas que a mi juicio se alejan de la linea del buen gusto, del respeto y del trabajo bien hecho en orden a un fin honesto. El fin deja de ser honesto cuando se daña a terceras personas, cuando se habla de los demás como no nos gustaría que hablasen de nosotros, cuando parece que todo vale con tal de conseguir audiencia pero más allá de la audiencia hay algo más importante: seres humanos que parece que dejan de serlo en un mundo de frivolidad y espectáculo.

Cuando el profesor Fuster me preguntó qué era para mi la intimidad respondi que es "aquel tesoro que cada persona lleva dentro de sí misma y del que es dueña para poder decidir con quién compartirlo". Nadie compartiría un tesoro con cualquier persona sino con aquellos que sepan valorarlo, por ejemplo, en la forma de la amistad. Nadie puede darnos el valor adecuado si nosotros mismos no sabemos respetarnos y estar a la altura de la grandeza que desprende nuestro propio ser.

Por otra parte, el sentimiento de la tristeza y de la alegría son igualmente íntimos porque es igual de íntimo el sentimiento de alegría que experimenta una madre al dar a luz a un niño recién nacido que el sentimiento de tristeza que experimenta una persona cuando muere un ser querido. Ambas vivencias pertenecen a lo más hondo del corazón humano. Sin embargo, vivimos en una sociedad con clara tendencia a la negatividad. Tendemos a recordar lo negativo del ayer en lugar de rememorar las vivencias agradables.

Todos tenemos más tiempo en verano; quizá por esta razón, pasamos más rato delante de la pantalla de la televisión. La semana que viene ya vuelvo a la rutina diaria, al reencuentro con amigos y a los paseos por la ciudad. Mientras tanto, si te apetece, responde: ¿Qué es para ti la intimidad?

Muchas gracias y hasta pronto.

Comentarios

  1. Amiga, no te lo vas a creer, pero esta mañana estaba pensando justo en la pregunta que te hicieron y que comentas ahora.¡Qué fuerte!

    Creo que la intimidad es lo más interior de uno mismo (de hecho, creo que es uno de los significados etimológicos, ¿no?). Creo que lo más interior de uno mismo es lo que mejor le define, por lo que creo que la intimidad también está muy relacionada con la identidad.

    En cuanto a qué es más intimo, si la alegría o el dolor, no sé... Tú dices que son iguales, sólo que esta sociedad tiende a valorar más lo negativo.

    Puede ser, pero también es verdad que la alegría se comparte con más facilidad que el dolor, que en la alegría nadie dice "déjame, no me entiendes", que el dolor te cuestiona hasta lo más profundo de tu identidad...

    En cuanto a algunos "periodistas" (entre comillas, porque yo creo que eso no es periodismo) y "famosos" (que tampoco lo son), creo que su intimidad es superficial y hasta cierto punto falsa, y que deja de ser intimidad en la medida en que se le da publicidad, o sea, en cuanto sale a la esfera pública.

    Uy, qué discurso me ha salido...
    Gracias por hacerme pensar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Eva me ha gustado mucho tu reflexión. La verdad es que es un tema super interesante. La tristeza es tan íntima como la alegría: la diferencia está en que como tú bien dices, es más difícil sobrellevar la dureza propia de la tristeza. Pero son sentimientos y como tales son vivencias que pertenecen a lo más hondo de nuestro ser. Compartimos con más facilidad la alegría, sin embargo, eso no significa que sea menos íntima sino que el hombre por norma cuando está alegre tiende con más facilidad hacia el otro, sin embargo, cuando está triste tiende más al ailamiento y a la introspección. La diferencia radica en la naturaleza y las características de ambos sentimientos. Seguiremos pensando amiga. Como dice Santo Tomás: "El hombre cuando siente tristeza parece que envejece, en cambio, cuando siente alegría parece que rejuvenece".
    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  3. Hola Maite.

    Me encanta que saques a colación este tema. Ahí van algunas reflexiones sobre las intimidad:

    -Creo, como Eva, que la intimidad se pierde al darle publicidad. El problema es la doble moral de algunos famosos, que cuando les interesa se llenan la boca de decir que su intimidad es sagrada para luego vender hasta los dientes en el primer programa de televisión que les ofrece un cheque.

    -Para mí, la intimidad también tiene que ver con la identidad. Es aquello que guardamos en la alcoba de nuestra existencia y que solo compartimos con quien realmente se une a nosotros a nivel, sobre todo, del alma. Creo que deberíamos plantearnos seriamente si la salvaguardamos lo suficiente como para no sufrir fisuras irreparables en el futuro.

    -En cuanto a la dicotomía alegría/tristeza, creo que ambas son igualmente íntimas. Lo que ocurre es que el dolor generalmente nos hace más viscerales, nos enseña a valorar mucho más la vida y los valores. La alegría es más proclive a la vida en común, al disfrute con los otros.

    -Sobre los "periodistas", puedo hablar habiendo estado en primera línea de batalla. Es indignante ver cómo aquellos "periodistas" que se sientan en un plató nos llaman a los que trabajamos micrófono en mano, en plena calle, "alcachoferos". Es una falta de respeto enorme, a mi entender, sobre todo por el tono despectivo con que lo dicen. Os aseguro que en la calle hay gente muy honrada que no tiene ningún interés en dañar a nadie ni en hablar de la vida de nadie. Pero, claro está, es muy fácil hablar desde el sillón de un programa y bajo la tutela de un consejero delegado.

    -Por último, os invito a vivitar la última entrada de mi blog: "Circo y prozac", al hilo de lo aquí debatido.

    Gracias a las dos por vuestras reflexiones, es una suerte contar con ellas.

    Un abrazo,
    Íñigo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Iñigo:

    Tienes toda la razón al afirmar que en el tema de vender la vida privada la mayor incoherencia procede de los propios famosos que dependiendo del momento hablan o no hablan. En ningún momento quise desprestigiar a aquellos reporteros que trabajan en la calle con el micrófono en la mano sino todo lo contrario: al final, son los verdaderos currantes y tienen que hacer aquello que les manda el de arriba. Si hay algo que me enfada del mundo de la televisión es que haya personas que ganan semejantes sueldazos. Mientras las familias normales tienen que soportar la dureza de otros trabajos mucho más duros (como el de los albañiles) y ganan poquísimo.

    Comparto contigo y con Eva la idea de que la intimidad remite a la identidad personal. Pero sobre todo, me encantó tu idea sobre que la intimidad se comparte con aquellos que se unen a nosotros a nivel de alma. Ahí está la clave de con quién se comparte. Más allá de que a veces, suframos decepciones. Confiemos en personas que luego nos defraudan. Todo eso forma parte del aprendizaje. Creo que así se valora cualquier tipo de relación verdadera y a las personas que son auténticas y buenas que vamos encontrando en el camino de la vida. Yo la verdad es que en ese sentido soy optimista: merece la pena confiar en el ser humano porque uno siempre se lleva sorpresas agradables.

    Como decía Platón, lo mejor siempre se encuentra en el término medio: las personas obsesivas y desconfiadas al extremo sufren mucho igual que compadezco a aquellas personas imprudentes que hablan de sus verdades más íntimas a cualquier persona.

    Mil gracias por vuestras reflexiones porque habéis aportado calidad a mis pensamientos. Además, ya sabéis que me hace mucha ilusión recibir comentarios y todavía más cuando son tan constructivos y enriquecedores como los vuestros.

    Feliz domingo y ojalá que todos aquellos que lean vuestros comentarios se animen a leer vuestros blogs porque realmente merecen la pena. Mientras tanto, aquí tenéis una lectora segura. Sois periodistas pero creo que también sois un poco filosófos porque vais más allá de las apariencias.

    ResponderEliminar
  5. Ola m-chu, es estupendo ver cómo las reflexiones con las que nos deleitas acerca de temas tan hondos y candentes y, al mismo tiempo, tremendamente actuales, son la génesis de un debate verdaderamente interesante y enriquecedor. enhorabuena de nuevo. alegría y tristeza, cuanta necesidad tenemos de la primera, pero ay, quién no puede evadirse de tener momentos tristes... forma parte de la identidad del ser humano y son sentimientos que podemos transmitir pero que fundamentalmente pertenecen a nuestra propia intimidad. todas las vivencias que experimentamos van ayudándonos a crecer... un bs, pablo

    ResponderEliminar
  6. Hola Pablo, qué tal estás? Muchas gracias como siempre por estar ahí y dejar constancia por escrito de que te acercas al blog. La verdad es que yo también estoy super agradecida con este debate que se ha creado y del que como siempre estoy contenta de que tú también participes. Sinceramente, he aprendido de todos los comentarios y no sólo he aprendido sino que he disfrutado leyéndoos. El otro día me dijo mi amiga Montse que se encontró contigo y que te vio super moreno de tanto ir a la piscina, ja ja ja.

    Me alegra que estés pasando un buen verano.
    Hasta pronto y gracias.

    ResponderEliminar
  7. Hola Maite:

    Sé que no quisiste desprestigiar a los profesionales de la calle, no lo dije por ti. Simplemente lo di como anécdota-caso real que merece la pena comentar al hilo de la intimidad y el tratamiento mediático.

    Gracias por tus visitas y por abrir estos debates tan interesantes. Seguiré entrando por aquí ;-)

    Un abrazo,
    Íñigo.

    ResponderEliminar
  8. ¿Qué es para ti la intimidad?
    La intimidad. Es mi yo mas profundo. Ese tesoro que llevo dentro. A veces conocido y otras un eterno desconocido. Me llega a sorprender a mí misma. Fluye en momentos de silencio, en situaciones de dolor, descubriendo nuevos sentimientos, ideas, sueños, lo que no ha sido, lo que tal vez será.
    Es lo que me hace pasear sintiendo, respirando, observando en silencio el momento que se va para siempre; con la sensación de flotar ajena a todo lo que me rodea.
    Es lo que me hace fuerte ante la adversidad.

    Sigo impregnando mis ojos y mi corazón de todo tu blog.
    Gracias Maite, por compartirlo conmigo
    Admiradora 1.1

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40