El rumbo perdido

A veces podemos sentirnos un tanto desorientados ante la búsqueda de un rumbo definitivo en nuestra vida. Sinceramente, pienso que ese rumbo nunca es fijo ya que el ser humano está en un proceso de evolución y de transformación continua. Una trasnformación que se genera poco a poco a través de diferentes experiecias que pueden marcarnos en lo más profundo de nuestro ser o a través de determinadas personas que en algunas ocasiones nos enseñan diferentes maneras de vivir. Sin embargo, lo que más nos hace evolucionar es el contacto directo con el otro ya sea a través de la amistad verdadera o a través del amor ya que es en ese momento donde descubrimos no sólo nuestra propia grandeza sino también nuestra propia vulnerabilidad.

Como bien nos recuerdan continuamente los diferentes medios de comunicación estamos en un momento de crisis económica, por tanto, estamos en un momento en el que muchas personas buscan su rumbo y en ocasiones se desesperan porque no encuentran una salida clara. El dinero no da la felicidad, sin embargo, la realidad es que es fundamental tener un soporte para cubrir las necesidades básicas y a partir de ahí poder avanzar. La vida siempre es incierta aunque a veces nos sintamos cómodos en una seguridad aparente que puede romperse en cualquier instante a partir de una enfermedad.

A veces me he preguntado cómo se ve la vida desde los ojos de un mendigo que pide limosna en la puerta de una iglesia. Personas con sueños frustrados, fracasos acumulados sobre sus espaldas e historias inacabadas que permanecen latentes en un corazón que quizá termina acostumbrado a la indiferencia del prójimo. Hoy me gustaría poder regalar una esperanza a todo aquel que está desesperado y experimenta la tristeza en grado máximo.

Hay una realidad no contada en los medios de comunicación: una realidad que muestra el lado humano de lo humano, leyendas de personas anónimas, historias de superación personal. Sólo tienes que pararte, observar y estar abierto para conocer y descubrir a aquel que se cruce en tu camino.

Quizá tú eres una de esas personas sin rumbo fijo. Seguramente no estás tan perdido como piensas: quizá sabes dónde quieres llegar y simplemente debes averiguar cómo llegar, tal vez no sabes qué deseas exactamente pero sí sabes qué es lo que no quieres.

A pesar de la tristeza que existe en la sociedad presente yo contemplo la realidad con la ilusión que iluimina mis ojos verdes porque en algún momento aprendí a mirar lo positivo de cada experiencia para seguir mirando hacia el futuro con la fuerza que me da la fe. Se puede aprender a vivir más y mejor cada día cuando asumes que tú eres el autor único e irrepetible de esa obra de arte inacabada que es tu vida.

Mucha suerte y hasta pronto.

Comentarios

  1. Hola Maite:

    La verdad es que el optimismo es fundamental para poder seguir adelante. Yo creo que todo bache (que no fracaso) es una buena oportunidad para empezar de cero. Donde no te quieren es mejor no estar, ni siquiera pararse a pensarlo. A veces la vida debe llevarnos, sobre todo cuando todo parece ir mal y nos desesperamos al buscar una salida.

    ¡Ánimo a tod@s! La crisis es una oportunidad, en cualquiera de sus formas.

    Íñigo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Iñigo:
    Muchas gracias por participar. Me gustó la distinción que haces entra bache y fracaso porque es cierto no se trata de términos sinónimos. De hecho, la propia vida por ley natural tiene momentos mejores y peores, con más o menos suerte, por tanto, deberíamos estar preparados mentalmente no sólo para los éxitos sino también para momentos menos gloriosos que quién sabe quizá pueden ser incluso más felices porque el trabajo y lo profesional no lo es todo.

    También es cierto que nadie debería estar donde no le quieren porque es síntoma de autoestima. Pero ojalá siempre pudiésemos llevarlo a la práctica. Cuando alguien se ve ahogado por hipotecas, por los gastos de los hijos y demás, supongo que eso también impide a lo mejor tomar ese tipo de decisiones de forma rápida. El miedo siempre frena y limita.

    Muchas gracias por mandar un mensaje de esperanza a todos aquellos que se acerquen a este blog y también a mí misma.

    ResponderEliminar
  3. Hola M.N.
    Sólo queria comentarte q tomé un cursito tuyo sobre autoestima y de ahí brinqué para acá...
    Tu blog es al único q me he inscrito con el afan de seguir tu estela reflexivamente deliciosa...
    Muchas gracias, no cabe duda q nada es azar y hoy, justo hoy q el cielo me era gris me topo con tus palabras tan alentadoras y llenas de esperanza...
    Por aquí te estaré frecuentando. Felicidades por tan estupendo citio!!!

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que no sé muy bien que decirte porque la generosidad de tus palabras por un momento me emocionó y a mí misma me dio esperanza (que por supuesto también la necesito). Da esperanza hablar y que las palabras lleguen a alguna parte y a alguien, en este caso, tú. Es todo un honor para mí que cualquier alumno/a opine tan bien de aquello que hago. Y todavía creo que es mayor el honor que opines así cuando no me conoces personalmente al tratarse de un curso on-line.

    Por aquí estoy preparando un nuevo curso que publicaré en breve. Hoy me animaste tú a mí porque a través de la grandeza de internet esa interacción que puedo tener con aquellos alumnos a los que doy clase de forma presencial la tuve contigo a través de este blog.
    Hasta pronto y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  5. Ola m-chu, soy pablo. como estás? confío en que bien, como se presenta este mes de sept? ya nos contarás jeje. me uno al debate con un poco de retraso pero con la convicción de que las ideas que se tratan en este blog, tanto tus palabras (enhorabuena de nuevo!) como los comentarios (no tienen pérdida), nunca pasan de moda precisamente por su intemporalidad: siempre habrá buenos y malos momentos, alegrías y tristezas, luchas, triunfos y aparentes fracasos, necesidad de un rumbo fijo (y la necesidad de retomarlo cuando en algún momento lo perdemos o se nos nubla la mente o el corazón...)así como la muy necesaria apertura a los demás sin dejar de conocerse a uno mismo... (cito algunos temas a modo de ejemplo pero las facetas y reflexiones que has ido desgranando forman un conjunto muy amplio a la par que cercano, que indica un conocimiento profundo de la realidad y de la identidad humanas en todas sus vertientes...) así que termino saludando a toda la troupe, un abrazo, nos vemos, pablo

    ResponderEliminar
  6. Hola Pablo, me parece muy bien que te expreses de forma anónima sin poner tu blog, sabes que yo también a veces lo hago... Aprovecho para enviar por mi parte también saludos a toda la troupe, tanto a aquellos que me conocen como a los que no. Si miras en lo de visualizaciones de perfil ya me queda muy poquito para las mil, y el blog no tiene todavía ni nueve meses¡¡ Qué alegría¡¡
    Colegaaaaaa, a ver cuando actualizas el tuyo que yo entro y entro y no hay novedades, je je. Ya has empezado con tus cursos?
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Este blog tiene muy buen rumbo!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40