El MERCADILLO DEL AMOR

Desde hace algo más de un año podemos ver en Telecinco el programa "Mujeres, hombres y viceversa"; un programa que pretende ser un espacio para el amor y que consiguió alcanzar audiencias muy buenas cuando un chico aparentemente perfecto llamado Efrén se sentó en el trono a buscar a la mujer de su vida. Un gancho perfecto para un público femenino un tanto romántico que veía en Efrén a ese príncipe azul al que todas hemos aspirado en algún momento. Efrén se mostraba como un chico con valores, atento, se expresaba muy bien, tenía inquietudes, era sensible...

Actualmente, el programa cuenta con una versión renovada de Efrén en la figura de uno de los pretendientes de Blanca: Raúl, un músico de orquesta que ha regalado a la audiencia unas citas de ensueño, sensatez en sus palabras y en sus hechos, romanticismo, coherencia y saber estar... Desconozco la verdad de la televisión, especialmente, la verdad de un programa que llama "amor" a cualquier cosa, a historias de dos semanas que van a velocidad de vértigo. En medio de una cantidad de tronistas y pretendientes (términos propios del programa) que dieron lugar a escándalos diversos, que aprovechan su estancia en la capital para vivir de fiesta en fiesta, participantes que rompen las normas del programa... etc, etc. Como siempre, existe alguna excepción a la norma: la norma se llama Raúl un chico que creo que transmite autenticidad y que muestra en cada cita el proceso de ilusión y enamoramiento en su propia piel.
Sin embargo, creo que el programa en sí mismo rompe la esencia del propio amor ya que no creo que el amor pueda encontrarse a base de buscarse conscientemente. Más bien pienso que la ilusión aparece de forma inevitable e imprevisible cuando se conoce a alguien que te hace sentir y no sabes muy bien porqué. Por otra parte, tampoco comprendo cómo existen personas que pueden comportarse con naturalidad en una cita teniendo una cámara delante. Una cámara que rompe esa intimidad necesaria y fundamental no sólo para conocer al otro sino también para mostrarse a uno mismo de forma natural, espontánea y sincera. Más allá de la artificialidad que muestran las citas del programa (más centradas en la exterioridad de decorados que en la interioridad de las personas) sólo puede construirse una relación ficticia fundada en la apariencia y en conversaciones a mi juicio bastante ilógicas. Un amor muy centrado en la belleza física que sólo puede ser ciego puesto que el cuerpo no dice absolutamente nada de cómo es el alma de un ser humano. Sé que a mí (al igual que a tantas otras personas) me resultaría imposible enamorarme en este programa teniendo en cuenta que las chicas tienen que ver cómo el chico que supuestamente les gusta tiene también diferentes citas con otras chicas. Un programa que en ocasiones muestra una imagen de la mujer muy poco recomendable. Lo que en palabras de Rosetta Forner serían "Damiselas de diadema floja", o sea, mujeres que no se valoran demasiado a sí mismas y se quitaron la corona de "Reinas".
Yo sé que tengo una cualidad de "Reina": no soy una persona manipulable ni influenciable algo que creo que es fundamental para poder mantener cualquier tipo de relación (de amistad, de amor o familiar). Nada puede salir adelante cuando se pretende cambiar al otro y no se respeta sus valores. Y en mi caso concreto: sé que no puedo enamorame de nadie si yo no me siento especial ante los ojos de ese alguien en el día a día. "Mujeres, hombres y viceversa" me parece un programa de humor no de amor puesto que ofrece situaciones surrealistas de las que no hay mucho que aprender por su poca credibilidad.
Para finalizar quiero recomendaros la lectura de un relato que escribí hace un tiempo porque habla de amor, y a diferencia del programa, si pienso que tiene un mensaje positivo para el lector. El relato que está escrito a modo de carta es uno de mis preferidos así que espero que os guste:
Feliz fin de semana y MUCHAS GRACIAS por estar ahí acompañándome al otro lado de la pantalla del ordenador.

Comentarios

  1. A veces me dejas sin palabras...

    ResponderEliminar
  2. Gracias por estas dosis de romanticismo. Me gustó mucho tu relato. Soy un fan de tu blog.
    Cuídate M. q tal estás?
    Chao

    ResponderEliminar
  3. Tienes muchísima razón. No tiene nada que ver con el amor.
    Todo es falso, artificial,deshumanizado:los encuentros, la puesta en escena, los estilismos...por no hablar de la filosofía que subyace.
    Afortunadamente la vida va por otro lado.....
    Gracias,
    Maribel Martínez Éder.

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, una relación íntima se desvirtúa en cuanto sale a la luz pública, qué le vamos a hacer... ¿Por qué crees que la gente, aun sabiendo que algo falla, se queda delante del televisor viendo estos programas y no sale a amar? ¿Tenemos miedo a amar? Besos y gracias por la reflexión.

    ResponderEliminar
  5. ya he vuelto jeje. todo lo que comentas sobre el programa tiene una relación muy directa con las verdades que destilas en el precioso artículo, todo ello para hacernos ver cual es la verdadera esencia del amor... cuanta necesidad tenemos de entender el verdadero significado y el camino adecuado para poder vivirlo (dar y recibir) en toda su profundidad y absoluta riqueza. frente a esa imagen más bien superficial de la que hace gala el programa es preciso entender cómo la realidad del amor,o mejor dicho del verdadero amor, más allá de una palabra manida, de una cita superficial, de la mera respuesta a una atracción física... va acompañada de una serie de valores que la sustentan de manera inalienable: la amistad, el crecimiento personal a través de la entrega, el agradecimiento, la construcción de algo nuevo y maravilloso entre dos personas... ojalá que todos aquellos que como yo hemos visto el programa en algun momento por aquello del morbillo de las parejas sepamos que lo que se nos muestra no es más que una caricatura, en ocasiones divertida, sí, pero que no va más allá... la verdadera esencia del amor está en otra parte...

    ResponderEliminar
  6. Amigo mio.
    Excelente.
    Sin palabras. Impresionante.
    "Existe una palabra mágica para dar al otro el reconocimiento adecuado: GRACIAS"
    GRACIAS A TI MAITE.
    POR COMPARTIRLO.
    CON CARIÑO
    1.1

    ResponderEliminar
  7. GRACIAS, GRACIAS Y GRACIAS. Para mí tener seis comentarios en mi blog es todo un éxito, je je. Hoy leyendo de nuevo parte de mi tesis recordé una frase de Tomás de Aquino sobre la amistad que creo que también puede extenderse al amor: "Los amigos se complacen no por lo que obtienen el uno del otro sino por lo que significan el uno para el otro". Espero que os haga pensar y reflexionar porque a mí por un momento se me puso un nudo en el estómago. Me impresiona cómo un hombre que vivió hace tanto tiempo pudo escribir tantas verdades y tener tanta sabiduría.

    Gracias por acercaros siempre con respeto a este blog.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40