LA CONQUISTA DEL UNIVERSO


Es precioso observar la inmensidad de ese océano sobre el que navegan los marineros de mis recuerdos en medio de mi nostalgia. Anhelando un ayer perpetuo que permanece inquebrantable a pesar de la oscuridad y el silencio. Flotan sobre la magia de este negro vacío del que emerge la dignidad de sus almas. Desaparecieron del mundo y guiados por las olas de un mar apacible conquistaron las estrellas. Allí, donde iluminan con su majestuosidad el azul intenso. Sonríen y en ocasiones me guiñan un ojo susurrando un “te quiero” ahogado en mi tristeza. Una emoción extraña me embarga de arriba a abajo hasta lo más profundo de mis entrañas. Ahí donde duele el olvido.

Forzando un eclipse solar que quema en mi memoria; tu ausencia me hace sentir vacía, apática. Más allá de mi vida; más allá de tu muerte: ahora y siempre seré tu hija. Al margen del espacio y el tiempo existe una ley universal invariable: te quiero y siempre estaré orgullosa de ti. A lo lejos, siento la estela de ese nuevo Colón del firmamento que ilumina con su brillo y su esencia personal única e irrepetible el espacio infinito. Llenando el vacío de valentía, amor y coraje. Hoy más que nunca quiero darte las gracias por haberme dado junto a mamá el mayor de los regalos: la vida.

Habitante de galaxias no inventadas. Reposas más allá de las nubes el cansancio vital acumulado sobre tu espalda. Fuiste un trabajador incansable pero ahora quiero que te cuides y descanses. Impulsado por la fuerza de la gravedad permaneces amarrado a la tierra. Tu alma sigue aquí; presente. Presidiendo la inmensidad del cosmos; a años luz de mí. Más allá de la estratosfera. Cercano y lejano a la vez; como el aire que roza mis mejillas. Tras la tormenta que provocó tu muerte, perdiste el rumbo para volver a casa con tu familia. Aquí donde está tu hogar. Guiado por la estela de una estrella fugaz, te acercas triunfante a los brazos de Dios que te espera sonriente al este de Saturno. Allí donde sólo hallarás la felicidad y la paz.

Mientras tanto, la tierra sigue girando, dando vueltas y vueltas; a veces incluso me marea el movimiento de mi mente que no para de pensar y pensar en los motivos por los que el destino me robó el privilegio de verte envejecer. Más allá de todo giro copernicano. Tanto misterio y tan pocas respuestas. En aquel entonces me era difícil comprender las razones de la finitud humana.

Hoy me enfrento al mayor de los enigmas: la vida después de la vida. El amor más allá del amor. Una ecuación matemática imperfecta llena de dudas, optimismo y esperanza. Tengo alma de filósofa y corazón de poeta porque en algún momento divisé poesía en el universo. La mejor obra de arte: la Creación del mundo.

Comentarios

  1. ¡¡¡¡Guau!!!! (me dejas sin palabras, con tu dominio sobre ellas)

    ResponderEliminar
  2. ... yo también me quedo sin palabras... tanto que me dan ganas de copiar tu texto y colgarlo en mi blog. Con tu permiso te enlazo en el Faro; hay mucho que aprender de tus letras.

    Besos, Maite. Gracias por enseñarnos.

    ResponderEliminar
  3. Queridas Eva y Fiona: Gracias por hacer comentarios con cariño y respeto sobre un texto que para mí tiene significado especial y valor propio por la persona hacia la que va dirigido.
    Mil gracias de verdad por estar ahí. De corazón.

    ResponderEliminar
  4. Me sumo a las felicitaciones: Gracias x mostrar tu mundo interior. Besos y besos xa ti.

    ResponderEliminar
  5. Hola. Gracias a ti. Reconozco que agradezo montón los comentarios bonitos y no por cuestión de vanidad sino porque tardé mucho tiempo en decidir si creaba o no un blog. Pero con el paso del tiempo sólo puedo decir que esta web me ha dado montón de satisfacciones y alegrías.
    Un beso también para ti.

    ResponderEliminar
  6. Me sorprende, tu sencillez y tu grandeza al mismo tiempo. Me has emocionado profundamente. Es precioso y soy afortunada por entrar a formar parte de tu vida, todo sensibilidad. MIL GRACIAS.
    No puedo dejar de pensar, en nuestro paseo por el rio. Y de la suerte que he tenido. Te dejas querer y haces que cada día se te quiera un poquito más. Un beso y te deseo lo mejor.
    1.1

    ResponderEliminar
  7. y sigo ......... Te diría tantas cosas, pero no se ni como .............. La próxima vez que estemos juntas te daré un fuerte y continuado abrazo.Con cariño y con respeto, pero intentado transmitir todo el amor que despiertas dentro de mi. A mi también me dejas sin palabras o con la sensación de que todo lo que te pueda decir es poco.
    Besos nuevamente y mil gracias.
    1.1

    ResponderEliminar
  8. Prima qué difícil corresponder a comentarios tan bonitos... la verdad es que dentro de lo malo de que nos vimos en un funeral para mi también fue una gran alegría hablar contigo ese día sobre lo humano, lo divino, la vida y la muerte. Temas que realmente no se pueden hablar con cualquier persona en esta sociedad de hoy día.

    Gracias a ti y recuerdos para todos, para tu padre (o sea mi tío, ja ja) que espero que lea el blog y algún día se anime a dejar comentarios (es una indirecta directa Pedroooooo, ja ja ja) y para todos los demás.

    ResponderEliminar
  9. hola prima, estabamos probando con tu tioooooooo
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Ola de nuevo mchu, preciosísimo...como dice anónimo se podrían decir tantas cosas... tan sólo me atrevo a afirmar que el amor que damos y encontramos en este mundo brilla tanto como las estrellas en el cielo! bss

    ResponderEliminar
  11. Sencillamente precioso prima =). Un beso ainhoa!

    ResponderEliminar
  12. Mil gracias Ainhoa por el comentario, una alegría recibir tus visitas y que te guste el relato. No te animas a crear tú un blog de algún tema que te guste? Es una experiencia interesante la verdad... je je. Que tengas buen día y recuerdos.

    ResponderEliminar
  13. Jajaja la verdad es que no se me ha ocurrido nunca, pero tampoco lo haria, no tengo tanta imaginacion jaja.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40