lA COMUNICACIÓN INTERPERSONAL

En el límite de la vida existe la esperanza al otro lado de ese espejo que es la muerte. Una muerte que hoy se convierte en protagonista al honrar la memoria de todos aquellos seres queridos que nos precedieron. Quizá como muy acertadamente decía Heidegger, a veces, vivimos como si siempre fuese el otro el que muere en un acto impersonal utilizado por el propio lenguaje. Hoy, en el día de TODOS LOS SANTOS, yo quiero hablar de vida; pero de vida en letras mayúsculas.
Existen situaciones cotidianas que me hacen pensar en la ignorancia que a veces arrastra el ser humano respecto del propio arte de vivir en plenitud. Este jueves una de mis alumnas me preguntó: "¿Tú conoces a Fulanito? Es de tu pueblo y era un chico encantador, éramos muy amigos, uña y carne". En aquel entonces yo le dije: "Me resulta un misterio que a veces las personas pierdan el contacto cuando existe un cariño verdadero". Creo que una de las cosas más bonitas de la vida es ver cómo crece y evoluciona una amistad pero supongo que hoy día, a tantas personas que se encierran en casa a chatear, que cuentan con cien amigos en el facebook pero ninguno en la vida real, les es difícil desarrollar determinadas habilidades sociales aun queriendo y deseando contactar con un ser humano de carne y hueso.
Después de tantos años de estancia en la Universidad puedo afirmar con rotundidad que uno de mis mayores privilegios ha sido el de poder conocer a gente de todos los rincones del mundo en mi propia ciudad. La mayoría de mis compañeros de carrera y de doctorado fueron argentinos, mexicanos, peruanos... Y tenían un don: la naturalidad para entablar relaciones interpersonales. No era necesario que te conociesen de mucho tiempo para invitarte a tomar algo y hablar. En otras culturas en cambio, quizá enredamos todo demasiado, y pensamos que sólo podemos quedar con alguien cuando le conocemos, pero paradójicamente, nunca conoceremos a nadie de verdad si no le dedicamos tiempo, si no hacemos el esfuerzo de salir de nosotros mismos para compartir un poco con el otro. Admiro a la gente abierta porque es generosa con el otro y porque muestra ilusión por conocer a otro ser humano.
Vivimos siempre en el plano del yo. Sin embargo, existe un tú y un nosotros. El hombre es social por naturaleza y no me cansaré de repetirlo en este blog o en todos mis escritos pese a que cada día veo rasgos de individualismo con los que no me identifico en absoluto. Cambiaría tantas cosas de estas sociedad: ojala tantos ancianos no arrastraran la soledad que arrastran al final de su vida, ojala el hambre dejase de ser una lacra en este planeta, pero ojala también nos dejásemos de utopías y comenzásemos a trabajar por mejorar nuestro propio alrededor cuando descuidamos el bien más preciado que tenemos: las personas que nos aprecian y que están ahí cerca.
El éxisto profesional es compatible con el éxito personal. Lo sé porque mi formación profesional me supuso muchos años de estudio, sin embargo, creo que soy una persona abierta a los demás precisamente porque descubrí que no todo el aprendizaje está en los libros. Yo aprendo escuchando al otro, hablando de cualquier tema, compartiendo vida... Creo que es la forma más humana que he encontrado de hacer filosofía en una sociedad caracterizada supuestamente por su bienestar y que, sin embargo, arrastra grandes dosis de infelicidad que aparece encorsetada en un corazón cerrado y egoísta que se deja llevar por los dictados generales del estrés, la prisa y la falta de tiempo.
¿Buscas la sabiduría? Entonces acércate al mundo interior de otro ser humano. En una sociedad de grandes planes y grandes lujos creo que no hay nada más atractivo que tomar un café en compañía de otro ser humano. Un lujo alcanzable incluso en un tiempo de crisis económica.
Hoy, en el día de TODOS LOS SANTOS, te deseo toda la felicidad del mundo en tu vida. Mientras tanto, me gustaría hacerte una pregunta: ¿Hay algo que no te gusta en la sociedad de hoy? Ojalá te animes a responder porque como decía Platón la verdad siempre se alcanza en el diálogo con el otro. Y a mí, me encantaría escucharte y que cuando te acerques a este blog puedas sentirte libre de mostrarte tal y como eres.
Para finalizar, quiero recordar sólo unas lineas de un relato que escribí con 19 años y que me gusta: "Erase una vez. Así comienzan los cuentos de hadas en los que un príncipe busca a su princesa a partir del tamaño de un zapato de cristal o en los que una bella muchacha se enamora de una bestia con un corazón de oro. Testimonios fantásticos basados en lo que el hombre debería ser y nunca llegará a ser. Quizá porque la vida no es un cuento de hadas sino una historia escrita en caracteres matemáticos en la que la presencia de la felicidad o el dolor es el producto de una receta elaborada por un no sé quién tan sabio". Hoy, unos años después, sé con certeza, que muchas veces la realidad supera la ficción, que la magia también existe en el mundo y en las personas y que los milagros se suceden día a día ante tus ojos. ¿Quieres saber cuál es mi milagro? Encontrarme con pequeños tesoros con nombre y apellidos que de una u otra forma me hacen sentir especial cuando leen aquello que escribo, cuando me escriben algo bonito, cuando me regalán su amistad y su confianza, cuando ven más mis virtudes que mis defectos, cuando otro ser humano quiere compartir parte de su tiempo conmigo...
Este es mi milagro... ¿Cuál es el tuyo? Sólo tienes que sentir la vida que recorre tus venas cada minuto para poder pensar en motivos que te trascienden y que te dan paz.
Hasta pronto y muchas gracias como siempre por estar ahí.

Comentarios

  1. Es un placer leerte y también es un placer quedar contigo en persona. Tienes un don.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Madre mía, unos días que no entro en tu blog y ya no puedo seguirte!! Estás que arrasas, madre mía. Y pensar que no querías abrir un blog.¡¡Lo que nos estábamos perdiendo!! (te iré leyendo poco a poco, quilla)

    ResponderEliminar
  3. Respondiendo a tu pregunta (ahora que te leo con más calma), te diré que no me gusta el egoísmo y el consumismo que veo, porque creo que nos estamos encerrando en nosotros mismos y en el tener más que en el ser; y eso no es bueno. Para nadie. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Eva gracias por responder y participar en el blog. Cuando veo comentarios siento que el blog tiene vida. Gracias también a anónimo por ese comentario tan bonito (me quedo con las ganas de saber quién eres! pero deduzco que algún colega, je je).

    Yo también pienso que hay mucho EGOISMO Y MUCHO CONSUMISMO. Pero me preocupa más el egoismo porque además de que no hace feliz tampoco permite que el otro pueda llegar a ti con normalidad. Hablar tanto de yo yo y yo aburre. Es bonito escuchar un nosotros. Porque en el fondo en la comunicación se establece un nuevo microcosmos en el contacto directo entre dos subjetividades.

    Gracias también por aportar tu opinión en el debate de filosofía y literatura que propuso mi amigo Oscar.

    Un beso y a pasar buena semana.

    ResponderEliminar
  5. Curras mucho en tu blog. q te inspira al escribir?

    ResponderEliminar
  6. A mi, una de las cosas que más me disgustan en la sociedad de hoy es la indiferencia. La indiferencia con la que vemos pasar la vida, como si no fuera nuestra vida la que va pasando. La indiferencia con la que vemos la vida de los demás. La indiferencia ante los problemas de los otros, que al final son los problemas nuestros. Es la indiferencia que nos transforma a todos en islas, incapaces de tender puentes entre nosotros. Indiferencia, quizás exenta de maldad, porque la maldad está en ella misma. 0.1

    ResponderEliminar
  7. Gracias con mayúsculas, Maite por compartir tu blog. No puede dejar de agradártelo cada día.
    Me sigue impresionando tu sabiduría, y tu forma de escribir. Tu gran corazón. Tu trabajo y esfuerzo.
    Me ha gustado mucho el anónimo 0.1 hablando de la indiferencia. Deja una puerta abierta a una reflexión interior muy inteligente.
    Yo diría también que me duele ver, como mucha juventud, ha perdido valores como el respeto a la vida, respeto a los mayores. A veces como padres, me pregunto ¿Qué estaremos haciendo mal?
    1.1

    ResponderEliminar
  8. Gracias a vosotros porque vuestras reflexiones muestran la humanidad que todos llevamos latente. Para los que no lo sepáis os cuento que en Pamplona se ha creado la fundación Juan Bonal destinada entre otras cosas al apadrinamiento de niños con discapacidad. Podrés recibir más información durante estos días si os animáis a conocer la exposición que está en el Salón Mikael (plaza de la Cruz).
    Un abrazo a todos y gracias por la ilusión que me hace que participéis conmigo en este espacio.

    P.D Respecto a qué me inspira en el escribir, son muchas cosas, a veces situaciones mías, otras historias de amigos que me han contado, en otras ocasiones una canción, una película... Pero sobre todo, más que inspiración creo que a estas alturas escribo así porque tengo una amplia formación a mis espaldas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40