Esperanza en tiempos de crisis



Hoy, en el programa España Directo, mostraron la historia de un hombre en paro desde hace un año cuya situación económica le ha obligado a vivir en una caseta de campo (preparada para herrramientas) de quince metros cuadrados. Un espacio abierto al frío y sin luz donde pasa el tiempo arropado en parte por la generosidad de los vecinos que, al menos, le alimentan. Una historia dura y difícil que nos recuerda lo imprevisible de la vida y del destino. En medio de tanta miseria, sorprende la grandeza del ser humano, y es que el protagonista de esta historia mostraba una dignidad en su tristeza que, sencillamente, resulta admirable.




Creo que es dífícil vivir con un horizonte de futuro si no existe una ilusión hacia la que llegar. Hoy, en mi interior, me encantaría que a lo largo de los próximos días, este hombre tuviese una llamada de teléfono y le ofreciesen un trabajo porque como él dice lo único que quiere es volver a sentirse persona. No pide limosna, simplemente, quiere trabajar, sentirse útil y tener un hueco en la sociedad. Dormir en un lugar caliente. Poder relacionarse con los demás en igualdad de condiciones. Y vivir el presente sin miedo y sin ansiedad. Por seguir pidiendo, soy consciente de que resulta imposible pensar, por ejemplo, en el amor cuando se está en el umbral de la extrema pobreza. Es decir, a veces, cuando se pierde el rumbo profesional de una forma tan drástica también se pierde el norte personal puesto que la economía permite disfrutar el tiempo de ocio, llevar a cabo determinadas actividades, socializarnos... El dinero no es ni mucho menos lo más importante, pero por supuesto, es necesario.




El año pasado en un curso que hice sobre inteligencia emocional la profesora nos recomendó una canción de J. M. Serrat que hoy, os recomiendo escuchar: http://www.youtube.com/watch?v=EEt-XcqQz4A


Quedaros con una frase: "Hoy puede ser un gran día, date una oportunidad".

Fotografía extraída de garlok.files.wordpress.com




Comentarios

  1. Esperanza en tiempos de crisis..

    Me gusto el articulo.


    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    Que tengas un feliz fin de semana..

    ResponderEliminar
  2. Hola qué tal? Muchas gracias por pasarte por aquí y feliz fin de semana. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  3. Nos das motivos para pensar, sentir y valorar. Nos dejas nuevos horizontes donde explorar.
    Gracias Maite.
    Precioso articulo.
    Es una pena que no lo pueda leer el protagonista de la historia.
    Un fuerte abrazo
    1.1

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a ti. La verdad es que existen muchas historias duras, incluso, en nuestra propia ciudad. El viernes pasado cuando iba a casa pasé por la puerta de una parroquia. Y fuera, en la puerta, estaba durmiendo un mendigo.

    Es necesario generar esperanza, y sin que suene materialista, el trabajo y la economía es una forma de motivación. El ser humano no debe vivir para trabajar pero sí debe trabajar para vivir, es decir, mediante el trabajo desarrollamos nuestra creatividad y desarrollamos muchas de nuestras potencialidades internas.

    Ojalá aprendamos a ayudarnos unos a otros para construir entre todos una sociedad más humana.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40