Una pregunta

Hoy sólo me gustaría hacerte una pregunta: ¿qué opinas sobre las despedidas? ¿Te gusta decir adiós?

Este puente escribiré mi reflexión sobre este tema, mientras tanto, espero que te animes a responder sobre esta cuestión.

Santo Tomás decía que los amigos sienten tristeza cuando se separan.

Comentarios

  1. interesante pregunta Maite. pues si, es propio de las personas que se quieren que al despedirse sientan cierta tristeza, o que se echen de menos cuando están alejados un tiempo más o menos largo. de todas maneras pienso el tener vida una vida propia suficientemente importante, el no depender excesivamente de la presencia de otras personas, es bueno en general. (aunque quizá sea éste un planteamiento demasiado intelectual y poco afectivo, no estoy muy seguro). en cualquier caso queda abierto el debate que planteas. saludos a todos los contertulios

    ResponderEliminar
  2. Las personas necesitan poder aislarse en momentos determinados y liberarse de todas las ataduras, por muy gratas que estas sean. Las despedidas pueden ser así una forma de despegarse de condicionantes amigos y no necesariamente han de ser algo negativo. Una despedida que espera un próximo reencuentro, está abierta a la esperanza y por ello, puede asumirse con normalidad. Las despedidas tras las que no se ve un futuro, son tristes por cuanto significan la muerte de algo que hoy está vivo y que no ha de volver.
    Creo que por eso, muchas personas han decidido no despedirse jamás. Prefieren decir siempre hasta luego.
    0.1

    ResponderEliminar
  3. Por una parte. Decir adiós es decir hasta pronto. Hoy es fácil poder contactar, gracias a las nuevas tecnologias.
    Pienso que una persona feliz consigo misma, no sufre porque tenga que decir adiós, si la persona que ama es feliz con su andadura. También es bueno sentir la soledad, la separación, aprendes una nueva forma de amar y respetar.
    También me ha pasado de llorar y llorar cuando dices adiós a una situación cotidiana. Pero luego no es tan grave.
    Son cambios en la vida, que a veces nos cuestan mucho aunque sea bueno, natural y ley de vida.
    Con la madurez, es mas f´acil decir adiós. Porque aprendes que siempre (generalmente) hay un mañana, que la vida es un continuo cambio.
    Bueno …….
    Otra cosa es hablar del adiós definitivo.
    Eso nos genera dolor, tristeza, impotencia y al mismo tiempo un crecimiento personal, en lo mas profundo, porque sin ese alma no se podría seguir viviendo.
    ¿Me gusta decir adios?
    Siempre hasta la vuelta.
    Adios y hasta la vuelta de vacaciones
    1.1

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40