Feliz verano

Hace un año por estas fechas, os contaba que acababa de depositar la tesis. Sólo un año y tal vez, para mí esa fecha empieza a ser más significativa conforme pasa el tiempo. Estoy orgullosa de haber hecho el doctorado, es verdad. Me produce satisfacción interior porque más allá del título, analizar esa etapa de mi vida y ese proceso, me hace darme cuenta de mis cualidades para afrontar también la vida: soy constante más allá de la dificultad, tengo perseverancia, aunque a veces me caigo vuelvo a levantarme con rápidez y tengo capacidad de sacrificio.

Creo que me emociono recordando porque ese pasado fue mi trampolín para este presente que ahora mismo respiro y disfruto. Un año de mi vida que dio para mucho a nivel de evolución profesional pero también personal. Yo soy feliz y no como una palabra vacía. Me siento así. Tal vez, mi mente inquieta me lleva a vivir con un nivel de consciencia plena. A veces, tengo la sensación de que existen personas que ven la vida pasar de lejos. Otras, renuncian a sus verdaderos deseos por no destacar sobre los demás. A mí, en cambio, me gusta pensar que en medio de este universo tan enorme puedo crearme mi pequeño microcosmos con las personas que para mí, de verdad, son importantes.

El tiempo es limitado, por eso, sólo quiero pasarlo con quienes de verdad me importan. Tantos años en los que estudié la alegría y la tristeza me sirvieron de algo: no hemos venido a este mundo para sufrir sin motivo, sino para vivir contentos. Debemos hacernos la vida agradable y no ponernos la zancadilla emocional a nosotros mismos.

Hay que vivir, emocionarse, sentir, dejarse querer, querer a los demás... pero todo libremente. Y poner lo mejor de uno mismo para dejar una huella positiva en el mundo. ¿Qué pasa con el dolor? Que llega siempre en algún momento y debe afrontarse, llorar, buscar consuelo... El dolor esta ahí ¿pero por qué sufrir antes de tiempo? ¿O lo que es peor, por qué producirnos sufrimiento innecesario?

Hace poco fue mi cumpleaños y yo siempre digo que para mí, cada año es mejor porque cada año me conozco más, maduro, crezco interiormento y el destino me lleva a conocer a grandes personas que hacen que mi microcosmos sea para mí un rincón de paz y estabilidad. Cada persona valoramos algo diferente, y yo, por encima de todo, doy las gracias a quien me aporta paz y tranquilidad. A quien me da confianza para expresarme libremente. A quien me hace sentir bien. Porque al final, es difícil conocer a personas con las que te identificas casi al cien por cien, o lo que a mí me resulta más sorprendente: con quienes todo fluye con naturalidad y con quienes te muestras igual que cuando estás sola. Sin duda, toda una experiencia trascendental que para mí es lo que aporta sentido a mi vida en el más pleno uso de la expresión.

Podría seguir hablando pero soy consciente de que cada persona elige su vida y su forma de caminar de forma diferente. Así que espero que pases un buen verano porque el mes de julio y agosto más allá del calor también son mágicos. Si tú quieres que este verano sea inolvidable entonces pon de tu parte para que así sea.

Comentarios

  1. Querida Maite. Hace ya días que no visitaba tu blog, pero he llegado a tiempo de poder leer tu comentario de hoy. Me alegro de que te sientas como te sientes y de los efectos que el paso del tiempo producen en ti. Ha ido un año pricipal en tu vida sin duda, como también lo ha sido en la mía por diferentes causas. Yo también puedo decir que me he vuelto a "doctorar" en la asignatura principal: la de vivir. Y estoy muy satisfecho de esta experiencia que me ha permitido conocer de forma directa el aprecio sincero de muchas personas. Por ello, por tu felicidad y por la mía, quiero desearte junto a toda la humanidad conocida que pases, que pasen y que pasemos un feliz verano. Pedro

    ResponderEliminar
  2. Maite!
    Me alegro de que te sientas así de bien, yo siempre te he dicho que todo llega u que, al final, el pasado solo sirve para reconocer el camino bien hecho y disfrutar el presente.
    Feliz verano!!!
    Íñigo

    ResponderEliminar
  3. Feliz verano para ti también, Maite. Me ha gustado lo que has escrito, sobretodo porque es esperanzador: ¡Es posible vivir feliz, libre y contento con uno mismo! A veces a mi el camino se me hace duro, me pongo trabas a mi misma y no me permito VIVIR... Hoy me has dado esperanza ¡gracias!

    ResponderEliminar
  4. Hola, M-txu:
    Gracias por compartir tus pensamientos y sentimientos con todos.
    Me alegra mucho que te encuentres tan bien, porque estar bien con uno mismo es el primer paso para estar bien con los demás.
    Yo también te deseo un verano mágico y espero que este "post" no sea el último, sino el primero de esta maravillosa estación del año.
    ¡Se te echaba de menos!
    Un saludo,
    eVa

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias a todos por seguir ahí a pesar de que últimamente no publicaba tanto. Espero volver a retormar el ritmo para poder seguir compartiendo. Feliz verano y felices fiestas de San Fermín a todos.
    Con cariño.

    ResponderEliminar
  6. muy buenos d´´ias m-chu: despues de una temporadilla alejado de los ruedos me reincorporo al mundo bloggero con energia renovada como se suele decir. Maite me alegro mucho del momento tan dulce que estas viviendo... si es que en general no se puede predecir el futuro pero s´´i saber que todo tu esfuerzo durante los años que has estado sembrando con tanta paciencia, dedicaci´´on y labor silenciosa esta dando unos frutos maravillosos en el momento actual. as´´i que enhorabuena por tu felicidad y por ser consciente de que tu vida tiene un sentido pleno! bss pablo

    ResponderEliminar
  7. Maite: Después de un tiempo en otra ciudad (sin ordenador), leo cosas tuyas atrasadas. Me ha gustado mucho que hayas compartido con todos nosotros tus sentimientos. Gracias. Y, aunque no escriba, quiero que sepas que te leo y muchas veces me reconfortas

    Buen verano y que sigas siendo feliz.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40