Un libro que es más que un libro

Existen libros que simplemente adornan y quedan en un rincón de cualquier estantería. Sin embargo, también existen historias que lejos de quedar en el olvido llegan en el momento exacto a los ojos del lector. Creo que no es nada fácil regalar un libro tal vez porque hay que conocer bien a una persona para saber qué temas pueden gustarle. Hace unas semanas me regalaron "Juntos Nada Más" de Anna Gavalda. Una historia de temas humanos, de sentimientos, de encuentros, de conversaciones profundas... De relaciones de verdad, de corazón y alma. De compartir.

Existen libros que permanecen en una estantería pero, sin duda, para mí este libro me ha concedido el privilegio de acceder a una historia diferente que se adapta a mis inquietudes al cien por cien. Así que cuando menos te lo esperas un libro te muestra un universo infinito de posibilidades que te abre el alma pero también descubres a una persona que te conoce tan bien como para regalarte una historia. Todo un privilegio.

Me gusta este libro porque muestra a personas que a pesar de sus carencias se preocupan de otras sin poner excusas. Porque a veces, aunque es verdad que la felicidad depende de uno mismo y debe ser uno mismo quien tome el rumbo de su vida, lo cierto es que cuando no quedan fuerzas, resulta un milagro que una persona se convierta prácticamente en salvadora de otra. ¿Y qué salva? ¿Te lo has preguntado alguna vez? El cariño y el amor. Salva la generosidad del otro, que alguien te haga sentir importante igual que le sucede a una de las protagonistas, que no te dejen caer en el olvido o en un segundo plano. Que alguien vea el brillo que llevas dentro y que esté ahí, a veces incluso, para compartir el silencio. Pero que esté y te haga visible ante sus ojos.

Yo os recomiendo este libro casi como si se tratara de una medicina de esperanza en una sociedad que sin ser alarmista a veces resulta bastante desalentadora. Ahora os dejo, me voy a seguir leyendo esta historia de sentimientos que consigue transportarte a un mundo mágico. Un mundo mágico que es posible en la realidad cuando no te conformas con la superficialidad y la apariencia. La tendencia social guiada por las prisas invita a contactos superficiales incluso esporádicos, pero lo cierto es que lo mejor de las personas sólo surge gracias a encuentros verdaderos. Encuentros que pueden cambiarte la vida cuando te olvidas de todo lo demás y te centras, simplemente, en la persona que tienes delante (y a la inversa). La reciprocidad es esencial. Ojalá que todos, poco a poco, aprendamos a cuidar mejor de las personas que tenemos cerca y demos menos cosas por supuesto.

Comentarios

  1. Qué chulo, Maite.
    Me ha encantado el comentario y me alegro de que te esté gustando este libro. Ya lo comentaremos despacio.
    Un abrazo,
    Íñigo

    ResponderEliminar
  2. Hola Iñigoooooo, graciasssss!!! Del libro me gustan muchas frases porque tienen una profundidad impresionante, ya en la propia tapa del libro aparece un motivo genial para leerlo: "Anna Gavalda ha dado en el blanco con una novela emocionante y divertida, que celebra la felicidad de esta con quien de verdad es importante".

    Todo un mensaje de sabiduría para vivir.
    Abrzoooooo

    ResponderEliminar
  3. De vuelta de vacaciones, y siendo lo primero que leo mi querida Maite, me dan ganas de correr a comprar el libro. Antes de empezar, seguire leyendote.
    Tambien confirmas la necesidad de ser seres que necesitamos los unos de los otros y eso es bello, por todo lo que implica. Gracias
    Un beso
    1.1

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40