Causa y efecto

No sólo las leyes de la ciencia están determinadas por la ley de causa y efecto sino que en el ámbito de las relaciones interpersonales también sucede que una causa produce un efecto, eso sí, a diferencia del mundo natural, las leyes de causalidad en las personas están influidas por el plano de la subjetividad. En el que intervienen expectativas, creencias y supuestos.

En base a esta subjetividad, es inevitable que cuanto más nos importa una persona más decepción nos produzcan determinados gestos. En cambio, cuando más indiferente es alguien menos poder tiene sobre nosotros.

A veces, la tristeza anímica se somatiza en grado extremo. Atraviesa la garganta, bordea los ojos e invade cada milímetro de tu alma hasta el punto que te impide concentrarte e incluso hablar. Santo Tomás de Aquino explicó este tipo de tristeza al describir la acedia como la tristeza que impide la voz. Cuando algo nos ha dolido tendemos a huír y a refugiarnos en nosotros mismos. Santo Tomás también se percataba de esto. Cuando una persona atraviesa un momento de dificultad anímica tiene que hacer un esfuerzo muy grande para relacionarse con los demás.

El mundo emocional tiene tantos matices que a veces, la causa de la tristeza es inexplicable. Pero de pronto descubrimos que de un día para otro hay algo en nosotros que ha cambiado y que nos duele. En relación con la subjetividad, la mente humana es tan compleja que tiene un poder de selección extremo y por eso a veces, nos quedamos con una frase desafortunada de otra persona en lugar de atender a todo lo positivo. Pero tal vez, esa frase ha despertado un sentimiento determinado y el sentimiento en sí mismo no es racional, es decir, no está determinado por las leyes de la lógica. Por eso, a veces, hay sentimientos que te llevar a huír y a alejarte de esa persona.

En la comunicación humana interviene la subjetividad. Y la subjetividad no es una verdad universal, sin embargo, el sujeto la vive como tal. Por eso, hay silencios desafortunados, palabras que seguro que en algún momento hubieses preferido no escuchar, y por contraste, algo que te hubiese gustado oír en vez del silencio. No es un juego de palabras sino una realidad: la que surge de pretender unir dos universos interpersonales en uno. Eso es la amistad y también el amor.

La verdad es que hay determinados gestos con los que una persona puede hacer sentir a otra un auténtico mueble e incluso un estorbo. Y lo peor es que, teniendo en cuenta esta subjetividad, seguro que la persona se sintió así sin ningún motivo, y lo que es peor, el agente implicado en la historia ni siquiera es consciente de que hay algo que al otro le dolió.

Hoy dedico el post a todas aquellas personas que se sienten tristes por algún motivo, decepcionadas por alguien a quien quieren o solas en lo más hondo de su alma. Espero que pronto alguien te diga que tiene ganas de verte, que le apetece quedar contigo y que no tiene otro plan mejor que el tuyo.

Yo hoy, te doy las gracias, como siempre por leerme con respeto desde el otro lado de la pantalla del ordenador.

Comentarios

  1. Ola mchu! ktal estos últimos diicas? nosotros en madriles estupendamente, nos pusimos hasta arriba de arte hasta quedar saturados pero valió la pena, además de desconectar un poco y visitar lugares interesantes. nunca viene mal escaparse un poco verdad?? ya me contarás tus noticias. volviendo al post, pues sí, es complejo cómo influye la subjetividad en la comunicación humana... si la amistad o el amor se rigieran por la ley de la lógica exclusivamente pues andaríamos apañados... en fin, es bueno intentar fijarse en lo positivo de una persona como premisa interesante... bss y hablamos, pablo

    ResponderEliminar
  2. Es un gusto leerte.
    Y te doy las gracias por seguir escribiendo y alimentando tu blog, que es una fuente deinspiracion.
    Un abrazo
    1.1

    ResponderEliminar
  3. Gracias por los comentarios y por acompañarme en este proyecto abierto al público. Un blog no es lo mismo sin lectores con quienes compartir cada palabra.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40