Aprendamos a valorar el arte

Es una pena pero es cierto, el arte no siempre se valora porque a veces, parece que hay que ser hiperfamoso para obtener el aplauso del público. Este mismo domingo, estuve con una prima que hacía parte del camino de Santiago y otros caminantes con los que había entablado amistad. Uno de ellos, se manifestaba materialista y no tenía el menor pudor en infravalorar las letras como ámbito profesional. A estas alturas de mi vida, ya estoy acostumbrada a que muchas veces, la gente muestre una gran ignorancia al no valorar el talento de otra persona. No estoy hablando de mi talento, sino el de todos aquellos que han dedicado su vida a las humanidades y la mejora del ser humano.

Si hubiese sido por todos aquellos bocazas que en los inicios de mi carrera sólo se encargaban de repetirme lo difícil que era trabajar en el terreno de las letras creo que no hubiese llegado donde he llegado hoy día. Y es que, como dice mi madre que no tiene estudios, detrás de una hija doctora, existe una persona con capacidad de sacrificio, y sobretodo, con ganas de superarse a sí misma.

Ls fe en uno mismo no siempre es fácil, pero la verdad es que yo he seguido mi intuición y mi criterio. Cuando estaba en el colegio, la profesora de literatura siempre eligió mis redacciones para leer en voz alta. Y fue entonces, cuando comencé a presentarme a algunos certámenes de literatura ganando varios en la modalidad infantil.

El talento no se valora, en cambio, la ignorancia a veces es el centro de nuestra sociedad. En la televisión, tenemos a personas que trabajan sin tener estudios de periodismo. Además, hoy día, los concursantes de Gran Hermano adquieren notoriedad a base de no hacer absolutamente nada.

Así que hoy, yo quiero valorar el talento de una persona que ha conseguido logros muy difíciles en el ámbito de las letras a una edad muy temprana. Tal vez hoy, no dieron la noticia en los telediarios, no escribieron una noticia en los periódicos, sin embargo, eso no quita ni un mínimo de notoriedad a un triunfo del que me siento tan orgullosa como si fuese mío. Y es que, aunque Iñigo Sota es mi competencia directa en las letras, no puedo más que alegrarme por él.

Íñigo Sota Heras ha escrito el prólogo del libro de Rosseta Forner, una de las coach mejores de España que ha trabajado en televisión y que tiene una amplia trayectoria literaria. El libro se titula: "Ponte las alas cuando la vida te dé calabazas".

Así que, hoy me gustaría que aquellos que se alegran por mis logros, sepan valorar también el talento de Iñigo porque estoy segura de que en el futuro, no podrás olvidar su nombre.

Hoy, la verdad, estoy enfadada porque me gustaría que algún día, la filosofía tuviese el lugar que merece en los colegios, en los periódicos y en la sociedad. Me gustaría encender la televisión y ver a gente formada y preparada para hablar con criterio. Me encantaría que la gente joven tuviese más oportunidades en una sociedad que atraviesa una grave crisis económica. Ojalá, algún día, el conocimiento triunfe por encima de la ignorancia y conozcamos mejor el nombre de un Premio Nobel antes que el de Belén Esteban.

Todos, incluida yo, deberíamos hacer un acto de conciencia. Mientras tanto, me despido, dando mi enhorabuena a un escritor de 26 años. Ahí es nada: Iñigo Sota Heras. Enhorabuena.


Comentarios

  1. Hola, Maite.
    Ante todo, muchísimas gracias por los elogios y las esponsorizaciones positivas, que diría Rosetta, mi Hadamadrina. Me reconforta que aprecies mi trabajo y que veas la luz que puedo aportar a este mundo. Estoy seguro de que el libro te/os va a encantar.
    Lo que comentas de la televisión y de la minusvaloración del talento es una calabza más de este mundo: el CdR (Club del Redil o 'sociedad', idea de Rosetta Forner) ha preferido la pela antes que el talento y, tratándose de la tele, vende más una desgracia o las miserias de cualquier personajillo que las buenas obras, de la naturaleza que sean.
    Como tú, JAMÁS seguí las consignas del CdR y, gracias a los 'cortes de mangas' que les hice a aquellos que no creyeron en mi luz hoy soy quien soy. Nunca he tenido demasiados amigos, pero los que he tenido han sido DE VERDAD. De igual modo, siempre he creído en mí en lugar de dejarme atontar por consignas redileras como:
    -Nunca llegarás alto, porque en este mundo es difícil destacar.
    -Tus ideas ya están escritas, no eres el primero y por tanto no interesarás.
    -Te ilusionas demasiado, ergo, baja a la tierra.
    ¡Al cuerno!
    HOY estoy aquí por mi lucha y por mi esfuerzo, por haber creído en mí y no haberme tragado todos los cuentos que quisieron hacerme creer. Quien en su día me adoraba y hoy apenas me habla o no es capaz de apreciar mis logros, ya me lo ha dicho todo. Sois pocos, os puedo contar con los dedos de una mano, pero sé que os tengo ahí y que vosotros a mí tambiénn me tendréis.
    Ahora, ¡TODOS A PONERSE LAS ALAS, BATIRLAS Y BRILLAR LA VERDADERA LUZ QUE SOIS, NO LA QUE QUISIERON QUE FUÉRAIS!

    Un abrazo,

    Íñigo

    ResponderEliminar
  2. Maite e Iñigo Primero sólo puedo daros las GRACIAS, por compartir en este blog "parte de vuestra intimidad", que muchos dicen soñadora, que se pasea por las nubes e incapaz de bajar a la tierra, .. Pero que habeís alcanzado metas, difíciles de conseguir, a nivel profesional. E incluso no hay mas que dar un paseo pr este blog y quedar maravillado de tanta belleza. Y desde mi punto de vista muy admirable. Sois unos valientes Maite e Iñigo. Si, sois diferentes porque quizás vaís contra corriente, de lo que se lleva en la sociedad. Teneís otras inquietudes, luchaís por ellas con toda la energía e incluso aguantando las zancadillas, apostaís por unas metas difíciles y cargadas de un trabajo duro, mucho esfuerzo y sacrificio. Eso amigos, es de VALIENTES.
    Enhorabuena¡¡¡¡ y me alegro que la vida os trate bien.
    Hoy los peregrinos han salido a primera hora de la mañana de Sangüesa, desde aquí aprovecho para decirles " Buen Camino"
    Y para vosotros también os deseo "Buen Camino"
    Un abrazo Maite, ya sabes con mucha paz, llegará nuestro día.
    1.1

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Anónimo. La verdad es que es duro pero muy satisfactorio a medida que vas consiguiendo lo que te propones. Yo no creo en los estudios con más salidas y los estudios con menos, es pura invención.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Ojalá que el conocimiento y el respeto por él triunfen sobre las cerradas mentalidades de poco alcance.

    ResponderEliminar
  5. Hola Maite: ya estoy de nuevo por aquí. Jo, este post tiene mucha mucha miga. Ante todo enhorabuena a los dos, Mchu e Iñigo, por haber llegado a desarrollar todo el talento que atesoráis (y lo que os queda). que super importante es creer en uno mismo. es más, hay que luchar como sea para que los cdr no nos hagan caer o dudar o minimizar o incluso destruir toda nuestra ilusión y convencimiento de que debemos y queremos llegar a la meta que, con claridad meridiana, nos plantea la vida. Así es Maite, siempre habrá gente que no sea capaz de valorar esas potencialidades o que incluso ponga trabas a su desarrollo, al crecimiento personal en definitiva. A veces los cdr consiguen lo contrario de lo que pretenden: nos afianzamos más y más en nuestros propósitos de lucha, el superar obstáculos nos hace crecer enormemente. Acabo de entrar en tu blog Iñigo. ya soy uno más para beber de esa fuente. os mando un gran saludo y hsta pronto, Pablo

    ResponderEliminar
  6. Hola a todos:)
    Muchas gracias por los comentarios y gracias también por el talento que cada uno de vosotros tenéis dentro.

    Un abrazo
    Maite

    ResponderEliminar
  7. Pablo y Maite,
    Gracias por tenerme aquí presente, de verdad. El problema de esta sociedad es que se nos enseña desde muy pronto a callar y a no demostrar/valorar/publicitar lo bueno que cada uno llevamos dentro. Al que lo hace, se le llama creído, arrogante, prepotente, subidito/a en lugar de apreciar la férrea autoestima y el talento que despliega. Yo ya me desmarqué hace mucho tiempo de esta regla marcada.
    Un abrazo a los dos,
    Íñigo

    ResponderEliminar
  8. Así está el patio Iñigo y Maite... pero pienso ésto ha sucedido en muchas etapas de la historia, es algo connatural que quien destaque de alguna manera no sea valorado suficientemente o se le tache con esos calificativos. pero bueno, ahí está la fuerza de los talentos que cada uno ha recibido y, como bien dice la parábola, hay que desarrollar y sacarles todo el partido posible. otro abrazo

    ResponderEliminar
  9. Hola, Maite:

    He llegado a tu blog gracias a un curso qué hice En Plenitud sobre: "Potencia tu autoestima".

    Yo tenía una red social pero ahora es de pago; pero hace poco hice un blog con el título "Sonríe por un mundo mejor". Yo soy una apasionada de la fotografía, una empedernida de la lectura; antiguamente solía escribir poesías y alguien no quiero dar nombre me dijo no haces otra cosa; pues ahora ha cambiado solamente me dice vaya ahora solo haces fotos. (...)

    Me he dado cuenta que cualquier cosa qué haga le parece mal; al principio pensaba que el problema lo tenía yo (no tengo autoestima), pero ahora me he dado cuenta qué lo tiene él por eso cogi al toro por los cuernos y con buenos modales le dije: vaya a ti te parece mal todo lo qué hago; al principio no te gustaba qué escribiera poesía, y ahora no te gusta que dedique tanto tiempo a la fotografía, y pienso qué debería hacer escucharte y hacer lo que a ti te guste.

    He pasado por una crisis pero me estoy recuperando; poco a poco, y por eso le doy las gracias porqué gente cómo ustedes me hacen ver lo equivocada qué estaba al creerme que la qué tenía un problema era yo.

    Y sobre lo de la valoración del arte; el talento no se valora, suelen verlo y nada más. Les dejo mi blog, y yo seguiré luchando no porque nos han hecho ver que la vida es una lucha pero no es todo lo contrario es decir debemos aprender ayudarnos unos a otros para danzar al compás de la canción de la vida.

    http://lectoraempedernida.blogspot.com/

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40