¿Dónde te lleva el orgullo?

Me pregunto a dónde conduce el orgullo y sólo pienso que a la contaminación emocional de uno mismo y a la distancia con el otro. Un orgullo que a veces aparece disfrazado de soberbia, otras de maldad, también de vanidad, rencor, indiferencia... Pero a veces, detrás del orgullo existe el amor. Un amor herido que necesita la liberación. Sin embargo, no siempre es fácil liberar sentimientos puesto que a los seres humanos nos cuesta y mucho mostrar nuestra verdad interior con los demás. Por miedo, por ignorancia, por debilidad, por timidez... existen tantas razones como motivos diferentes. En cualquier caso, el orgullo en todas sus formas tarde o temprano refuerza el lado más negativo del ser humano.

A veces, vivir se convierte en una tarea agotadora precisamente porque los seres humanos somos expertos en cerrarnos puertas los unos a los otros, en cerrar el corazón con un candado, en olvidar... Me gustaría apostar por aprender a vivir mejor en un mundo en el que tengamos menos miedo a mostrarnos como somos y a querer sin condiciones a los demás.

Me despido invitándoos a leer el último artículo que he publicado en Mobifriends titulado "Una píldora mágica para curar el desamor".

Comentarios

  1. El orgullo no nos lleva a ningún lado; nos hace seres desgraciados, y quizás sea un problema del ego al tenerlo superhinchado cómo digo yo...,¡al creerse superior a los demás, por eso siempre serán infelices!.

    Es como yo misma ayer había saludado a gente conocida dos; y resulta qué ninguno me saludo ... y en cambio otro día estando con mi pareja se habían hasta preocupado por mi salud no resulta gracioso eso es orgullo mas bien yo creo qué ignorancia al creerse más qué los demás...,¡a quién esperan engañar, a mi mi pareja me dijo eso es de cobarde!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan tus reflexiones y creo que ayudan a mucha gente. Tambien claro me ayudan a mi.besos.eukene

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40