Más allá de las palabras

Cada vez estoy más convencida de que las palabras tienen un límite claro a la hora de describir una situación emocional que puede suponer un conflicto entre dos personas. Conflicto expresado en sentido positivo no negativo. Conflicto significa hacer entender a otro ser humano que algo te ha dolido. En ese momento, te encuentras con la libertad del otro: puede entenderte o no hacerlo. Si decide entenderte de verdad, sentirás la liberación de saber que más allá de que algo haya podido dolerte, la persona es capaz de salir de sí misma para llegar a ti. ¿Por qué a veces hay tanto orgullo entre los humanos?
Lo más bonito en una situación que puede haberse vivido de diferente forma entre dos personas es que una le pueda decir a la otra, "te he entendido" y a la inversa. Si al otro le ha dolido algo, ¿por qué dudar de que le haya dolido? ¿Por qué buscar mil razones para pensar que no le dimos motivos para sentirse extraño? Al final, creo que lo más importante en cualquier conflicto expresado de forma positiva es ir más allá del propio conflicto para seguir adelante, es decir, para pensar en futuro.
Hace sólo unos días, leí en una revista que cuando le contamos a una persona algo de una forma que tal vez pueda herirle, entonces, esa persona se sentirá mentalmente incapacitada para atendernos puesto que le habremos hecho daño. Pero a veces, es inevitable hacer daño en la medida en que hay que expresar la verdad. ¿Quién dijo que a veces la verdad no duele? La verdad que el otro puede tener de nosotros es también una verdad. La verdad que le hemos dado a entender al otro es otra verdad. Lo bonito es ir construyendo una verdad más auténtica y definitiva de fondo cuando conocemos a una persona que merece la pena.
El tiempo en que conocemos a una persona también es tan relativo... Nunca lo había pensado pero hoy alguien me ayudó a darme cuenta de eso. A veces, un año te parece un montón de tiempo, crees que hasta puedes decir que has hecho una gran amistad con alguien. Al menos esa ha sido mi experiencia en más de una ocasión.
Sin embargo, tal vez, algún día te des cuenta de que el tiempo es relativo para cada persona en la amistad. Creo que en cualquier vínculo afectivo, del tipo que sea, en cualquier diferencia que haya supuesto dolor, debemos intentar ponernos en el lugar de la persona que ha sufrido más. Solamente, porque el dolor no entiende de lógicas ni de razones. Hace unos años, una gran persona me enseñó esto: "Nadie tiene por qué avergonzarse de lo que siente. Nadie puede cuestionar cómo te has sentido en determinado momento". ¿Por qué no seremos capaces de escuchar a una persona decirnos cómo se siente y escuchar sin tener que valorar? Escuchar, a veces, sólo necesitas eso.
Sentir que alguien va más allá de las formas en las que te has expresado para ponerse en tu lugar es un verdadero gesto de afecto. Tu lugar significa meterse en tu subjetividad, en tu sensibilidad y en tu modo de ver la situación. Si siempre fuéramos capaces de valorar el esfuerzo emocional que le implica a una persona decirle a otra que ha sufrido por algo, entonces, todo sería más sencillo. Abrir el corazón no es nada fácil. Por eso dije que a veces, el lenguaje es limitado. Porque lo que uno dice no es lo que entiende el otro. Porque donde uno piensa que está expresando una vivencia interior, el otro ve una ofensa, un juicio de valor o una crítica. ¿Por qué no podemos ver el corazón del otro? ¿Por qué a veces no pueden ver el nuestro?
Recuerdo que en una ocasión difícil, hace mucho tiempo alguien me dijo: "Tienes razón. Me he equivocado y te hecho daño". En aquel entonces supe que cuando alguien es capaz de dejar el orgullo de lado, de olvidar sus propias razones para pensar en el otro, en ese momento, puedes sentirte afortunado porque has descubierto un tesoro convertido en persona.
A veces, estamos acostumbrados a movernos en el terreno de las relaciones humanas de una forma superficial. Pero lo cierto es que es genial ver cómo una amistad crece gracias a la superación de una situación más difícil. La clave reside en mostrar el cariño incluso en el dolor. Pero para que la amistad sea auténtica, debe mostrarse de forma mutua.

Comentarios

  1. Concuerdo demasiado con "que las palabras tienen un límite claro a la hora de describir una situación emocional"... Por 2 causas
    Una por la que se mencionó en el escrito, por que se malinterpretan las cosas que uno quiere decirle al otro, quizás no se malinterpretan, pero otras personas, lo toman de otra forma.
    Lo otro, es que cuando los sentimientos son demasiado fuertes, llegan al punto de no poder expresarlos en palabras, me refiero a que las palabras no logran describir lo que uno siente, sino, sería algo muy simple.Los sentimientos, son gigantes al frente de las palabras, aunque las palabras, son el medio más precioso para expresarlos.
    Me gustó mucho este blog, tengo 16 años, soy de Chile, y me interesa mucho lo que se escribe aquí (: me encanta pensar, y reflexionar, demasiado. Me gustaría que visitaras mi blog, y me dejes algún comentario, si te gusta o no, quiero estudiar Psicología, pero últimamente la Filosofía se ha desarrollado bastante dentro de mí.
    Te sigo en el blog, y estoy entusiasmada con leer más :)

    Camila.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40