La escritura y la vida

Hace años, tuve la suerte de participar en un curso de escritura creativa, que finalmente, se convirtió en una experiencia muy gratificante puesto que una vez finalizado el taller, seguimos organizando planes de escritura e incluso, llegamos a participar en un programa de radio como escritores aficionados una vez al mes. Recientemente, he sabido que una de las amigas que conservo del grupo desea retomar el contacto y organizar nuevamente planes entre escritores. La verdad es que he agradecido la iniciativa quede en lo que quede, porque es bonito ver que hay personas que se implican en un deseo y tienen ganas de estar con los demás.


Esta experiencia literaria me ha hecho recordar a todas las personas (que son muchas) que he conocido a lo largo de mi vida con inquietud por las letras y la escritura. Escritores que publican artículos en revistas, en Internet, en su propio blog… Personas que han realizado la tesis y la han publicado. Escritores que han publicado un libro individual o de grupo… O incluso, personas que lo han intentado y no han tenido la suerte de ver su proyecto publicado. La escritura y la vida están más relacionadas de lo que a veces parece. A veces, cuando conoces a una persona, lo cierto es que puedes verle en algunos de los textos que ha escrito.


Reconoces fechas de su vida en su trabajo, nombres propios o anécdotas que en cierto modo, a veces, llegan a asustarte. Simplemente, porque la intimidad es uno de los valores más importantes para mí y lo cierto es que un escritor a veces, se torna profundamente vulnerable al hablar sobre temas que le rozan el alma de cerca. También sucede que por pura inercia, te sientes más cercano a unas personas que a otras en función de las inquietudes que refleje en sus escritos. De los temas que le guste tratar, de las conversaciones que muestra sobre el papel, del tipo de personajes que describe…


Es curioso cómo a veces, una obra que tiene calidad puede dejarte un sabor negro y oscuro dentro durante días, sencillamente, porque cada vez que nos acercamos a cualquier arte lo hacemos desde nuestro propio filtro de valores y sobre nuestra idea de cómo se debe vivir. Un escritor se vuelve vulnerable al hablar de temas que le implican de cerca. Por ello, debe valorar los pros y los contras a la hora de publicar algo y compartirlo con el público. Supongo que ese es el eterno miedo de una persona que comparte su arte con los demás.


La escritura y la vida: la verdad es que a veces puedes conocer a una persona a través de los textos que ha escrito. Lo cierto es que cuando es una persona con la que quedas con frecuencia creo que es más bonito dejar el arte de lado y que puedas conocer a quien tienes en frente de verdad. Pero a veces, las personas que escribimos estamos llenas de contradicciones y somos incapaces de hablar cara a cara sobre temas que tratamos de forma explicita y detallada sobre el papel. A veces, me pregunto cómo personas que tienen tanta sensibilidad sobre el papel pueden llegar a tratarte con una frialdad inmerecida olvidando que se es verdaderamente artista en la propia vida. Y en el trato adecuado hacia los demás. Pero a veces, el ego de un escritor pesa toneladas como para rectificar.


Tal vez, el encuentro entre escritores no se concrete. Pero de momento, ya me parece un regalo pensar que hay personas que sienten nostalgia del pasado. Y lejos de conformarse, quieren recuperarlo. Otras personas, por el contrario, te aparcan como si fueses un coche viejo en el momento más inesperado.

Comentarios

  1. Felicidades por el proyecto. ¡Ojalá prospere!

    ResponderEliminar
  2. Hola Maite, te agradezco este artículo. En él dices verdades como puños. En la Umafy hemos hecho talleres
    de escritura muy interesantes y conozco también a persona de la UMAFY que escriben muy bien...
    yo escribo en word de mis cosas personales...Con- sidero como tú que es muy importante escribir y por eso te digoal principio tu artículo.
    Recibe un saludo afectuoso de Josefina M.

    ResponderEliminar
  3. Maite corrijo mi anterior comentario: ...personas;
    Considero como tú que es muy importante y por eso te digo al principio del artículo que expresas verdades como puños.

    ResponderEliminar
  4. Hola Malu y hola Josefina. Gracias a las dos por vuestros comentarios. Josefina, imagino que darías clase en la Umafy con Eduardo y Luis. Seguro que aprendiste mucho. El sábado espero verte en la fiesta de la Umafy:))
    Hasta entonces.

    ResponderEliminar
  5. ola mchu, pues si, el escritor echa mano de la creatividad como cualquier arte, sea bella o aplicada. qué interesante lo que dices acerca de cómo la experiencia literaria y por ende artística en general crea en el individuo una manera especial de transmitir hacia los demás. es por eso que en ocasiones es difícil separar en una persona la escritura de la vida, la razón de la emoción, el sentimiento del intelecto... al final, como dices, el artista bebe de la propia vida... en el sentido de que muchas veces lo que se experimenta, lo que se sufre o lo que produce felicidad y contento debe reflejar el contenido de un alma concreta si ha de ser coherente y merecer la etiqueta de la autenticidad. bsss pablo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40