La boda de mi mejor amigo

Hoy en La 1 están emitiendo una peli que me encanta: La boda de mi mejor amigo de Julia Roberts. Creo que ya os he hablado en alguna ocasión de este título. Pues bien, hoy me gustaría hacer una reflexión psicológica de la trama de la historia:


1) ¿Qué lleva a una chica a darse cuenta de que está enamorada de su mejor amigo justo en el momento en que sabe que él se va a casar? Y además... ¿Teniendo en cuenta que él estuvo enamorado de ella pero ella dejó pasar ese tren? Desde un punto de vista psicológico, creo que esa especie de obsesión inicial que surge en el personaje interpretado en la ficción por Julia Roberts para conquistar al hombre de sus sueños (ese hombre al que no supo ver teniéndole ahí) no es amor, sino una especie de rivalidad femenina basada en la obsesión por derrivar al contrario. Es decir, a la nueva chica. Creo que esto siempre sucede en los casos en los que una persona inicia una relación que de entrada es tóxica, así sucede por ejemplo, en el caso de aquellas mujeres que se conforman con ser las amantes de un hombre casado. Siguen allí, siendo el segundo plato, más que por amor, por la vanidad de derribar a esa primera opción que es la mujer oficial. Sin duda, no existe nada menos romántico, ni nada que pueda ir más en contra de la dignidad de la persona que el hecho de que una persona no sepa cuál es su valor.


2) Por otra parte, esta película también refleja gracias al papel protagonizado por el chico protagonista que existen muchas formas de amor. Se enamora de su mujer (papel interpretado por Cameron Diaz), sin embargo, también quiere de una forma especial a su mejor amiga, a esa chica de la que estuvo enamorado tantos años. Está a punto de casarse pero no le deja de lado (algo que suelen hacer muchas personas después de casarse). Y es que, parece que la amistad entre hombre y mujer plantea un conflicto a muchas personas, especialmente, cuando ya están casadas. Creo que se trata de una especie de limitación mental que lejos de potenciar felicidad, resta calidad a la vida. En esta película, más que la historia de amor, lo que de verdad brilla con fuerza es la historia de amistad (amistad en la que también hay amor) entre los protagonistas. Hay amistades que marcan toda la vida.


3) Esta peli también muestra algo que me encanta. Y es que, más allá de los roles sociales y del avance de la mujer en el mercado laboral, no debemos perder de vista que se debe respetar la libertad de cada persona. Así sucede en el caso del papel de Cameron Diaz que abandona su carrera para casarse con este chico. Se trata de una decisión, que a mí, no me parece ideal, sin embargo, me parece excelente que todavía siga habiendo personas que van en contra de lo que ahora se lleva para apostar por lo que de verdad desean.


4) La boda de mi mejor amigo muestra la imagen de la dignidad de un chico, a quien no se le sube a la cabeza el hecho de saber que hay alguien que daría todo por volver a conquistarle. Muestra todavía más la dignidad en el caso de Julia Roberts que asume su derrota y acude a la boda deseando lo mejor a la nueva pareja. Y también, refleja la dignidad porque esa chica derrotada que no ha conseguido enamorar a su príncipe azul, sigue siendo muy importante para él.


Existe una pregunta súper sabia que uno de los amigos del personaje interpretado por Julia Roberts le hace a su amiga: "¿De veras le quieres o sólo se trata de ganar?" Para terminar, y aprovechando que está relacionado con el tema actual quiero mostraros eso de que a veces, la realidad supera la ficción. Hace un año ya compartí con vosotros una carta de una lectora que leí en el Club Optimista Vital que me parecío trágica. Era la historia de una chica que se enamoró de un hombre casado que además, estaba enfermo de cáncer. Puedes leer la carta a través de este enlace.


Hace un año cuando os hablé de esta carta no di mi opinión sobre esta historia por respeto a esa chica y porque el hombre protagonista ya había muerto. Pero hubo algo que en aquel entonces vi claro. La chica protagonista se ha quedado sufriendo por una historia que no ha podido compartir con nadie, por un hombre que creo, que claro que tuvo sentimientos hacia ella. Pero no amor. Un hombre que está a punto de morir, le hubiese mandado un mensaje de texto diciendo "Te quiero". Pero no le hubiese dicho "Te deseo, quisiera tenerte en mis brazos" (como así sucedió).


El deseo es una forma de amor, pero de un grado muy inferior al amor real. El tonteo no tiene nada que ver con el deseo real de tener una relación de verdad con alguien. De este modo, mientras existen hombres/mujeres casados/as que se conforman con un tonteo o una inflidelidad (no necesitan nada más y además, así son felices porque tienen la emoción que falta en su matrimonio), al otro lado de la balanza, existen personas que depositan sus sentimientos y quedan a la espera. Toda una tragedia emocional, que queda reflejada de forma magistral en la carta de esta chica en el Club Optimista Vital.


Desde un punto de vista filosófico, un amor sólo es real cuando es correspondido del mismo modo. Y para que un amor pueda ser real, debe surgir en igualdad de condiciones entre dos personas libres. ¿Qué opinas sobre esta cuestión? Para finalizar, me despido con un artículo que escribí en Son Pareja a principios de junio: Qué hacer cuando te enamoras de un hombre casado.

Comentarios

  1. Bueno, bueno no dejas de sorprenderme. Tanto trabajo, bajo tus epaldas ¡¡¡¡ Me ha gustado tu análisis, sobre la película y me parece importante repetirnos a nosotros mismos. "No valoramos lo que tenemos delante, hasta que lo perdemos".
    Me ha encantado tu expresión "Creo que se trata de una especie de limitación mental que lejos de potenciar felicidad, resta calidad a la vida".
    Respeto al enlance sobre un amor no real, porque no ha sido por ambas partes.
    Pero si emocionalmente destructivo para ella, a pesar de tomar una actitud fuerte y coherente, no deja de lastimar. Encima te pones a pensar y no es real, pero el sufrimiento para ella es real.
    Estamos locos, somos masoquistas, porque no somos capaces de romper situaciones, si rompemos, no somos capaces de sacarlas de nuestro interior, y volvemos a tropezar, volvemos a caer, volvemos a levantarnos …. Esto debe ser la vida.
    Son pensamientos que me salen poniéndome en el lado cruel de sufrir por algo que encima no es real, entiende prima que la definición filosofica de amor real, solo se da cuando es compartido, será, pero ves a la chica sufrir por un amor encima no real, que me deja en una parálisis de locura.
    Estamos locos o somos locos ( por no decir tontos).
    Una historia donde el hecho de leerla ya te deja, dolida.
    Dejo una frase de Regina Brett que me parece interesante, "Si una relación tiene que ser secreta, mejor no tenerla"
    Un abrazo 1.1

    ResponderEliminar
  2. al hilo de todo lo que comentas sobre la peli (me encantó), qué dificil es a veces percibir la emoción afectiva hacia una persona digamos en estado puro, sin contaminación por parte de un orgullo algo desmedido o de un afan, como comentas, de rivalidad hacia otra persona o como resultado de un interés por completar algo que se considera incompleto. es lo que muy bien defines como relación tóxica. deberíamos hacer un ejercicio de reflexión honda sobre qué es, en qué se define, cómo se puede vivir, el verdadero amor. un amor profundo y verdadero (entre los novios, entre los esposos y, porqué no, también hacia los padres, hijos, amigos..... ) busca el bien y la felicidad del otro, no una pura autosatisfacción de modo que, por ejemplo, cuando me canso de mi mujer me busco una alternativa. no hay nada menos egoista que el Amor. no hay nada como entregarse, compartir, reirse juntos, vivir un proyecto común de vida. todo lo demás es un sucedáneo no os parece?

    ResponderEliminar
  3. buenisima la pagina !!!! me sirvio mucho la info de esta pagina, ya que tengo que hacer un trabajo para el cole sobre esta pelicula

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40