Encontrar un empleo digno

Esta semana se celebró el Día Mundial del Trabajo Decente. Así que nada mejor que reflexionar sobre Cómo encontrar un empleo digno.






También se celebró el Día Mundial del Profesor. Felicidades a todos aquellos que son y se sienten profesores. Me gusta más la palabra maestro. Sócrates dejó huella en Platón, y a su vez, Platón en Aristóteles. Todos hemos tenido docentes que nos marcaron de una forma especial. La lástima es que sean pocos los profesores que de verdad saben lo que implica su trabajo: motivar a los alumnos, saber sacar lo mejor de cada uno, atender de forma adecuada las consultas no sólo en clase, sino también en tutoría o en algo tan sencillo como un correo electrónico (increible la cantidad de profesores que ni se dignan en responder a un correo de un alumno).






De uno de mis profesores de temas emocionales aprendí hace tiempo que tratar con personas en un ámbito humanista implica mucha más responsabilidad que el hecho de dar matemáticas. ¿Por qué? Porque se habla de felicidad, autoestima o alegría (todos ponemos en juego una parte de nuestra vida al hablar de estos términos). Y también, he aprendido que en el momento en que un alumno no espera más de un profesor, no le exige más, entonces, existe el peligro de que ese profesor se acomode y no se esfuerce como debe.






Lo cierto es que desde mi punto de vista, la juventud implica tener claro que las cosas se pueden hacer mejor. Y un profesor sólo se esfuerza de verdad ante alumnos que saben que no se conforman, que son agradecidos pero que a la vez, también son críticos.






De hecho, el profesor que piense que no se equivoca nunca, debería quedarse en casa. Lo importante es que de esos errores, se aprende mucho, especialmente, se aprende a conocer a los alumnos, y a saber que un alumno no es una figura que está ahí de adorno, sino alguien que tiene sentimientos, alma y corazón.






Yo hoy quiero acordarme de aquellos profesores que me ayudaron a descubrir mi faceta de escritora y a todos aquellos que a día de hoy, trabajan en este ámbito y se esfuerzan por sembrar esperanza en las personas. Os dejo con un artículo que escribí en El Blog Infantil sobre esta cuestión: Feliz día Mundial del Profesor

Comentarios

  1. hola Maite! perdona el retrasillo pero aquí estoy de nuevas. qué interesante lo que nos trasladas sobre el profesorado y sus exigencias a todos los niveles. efectivamente un buen profesor puede hacer mucho bien a los alumnos o, por el contrario, dejar de hacerlo al no percatarse de la relevancia que tiene el transmitir a las nuevas generaciones toda la sabiduría (tanto académica como vital) que necesita todos aquellos que el día de mañana ocuparán los cargos y el timón de la sociedad. bss, pablo

    ResponderEliminar
  2. parece ser que no tengo problema en comentar desde mi cuenta google

    ResponderEliminar
  3. Maite, funcionaaaaaa¡¡¡¡
    Me gusta tu denominación "maestro" ...
    Y comparto el buen comentario de Pablo.
    Besos
    1.1

    ResponderEliminar
  4. Jo qué subidón por finnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn!!!!!!!!!!!! Esto era ya un entierro de octava sin mis fieles seguidoresssss, ja ja ja ja ja. Gracias por dar vidilla.

    Maite

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40