miércoles, 19 de octubre de 2011

Gracias a la vida

Hoy he empezado de nuevo las clases en la Umafy. En el primer día, les he hablado a los alumnos de Randy Pausch (ya os hablé de él y de su libro hace dos semanas). Por otro lado, aprovechando el regreso a la Umafy os muestro en primicia el texto que aparecerá publicado en la revista de Bilaketa en el mes de noviembre y que escribí este domingo.



GRACIAS A LA VIDA



La vida nos pone sus trampas y sus zancadillas, tal vez, para reducir el ego que cada uno tenemos dentro. La vanidad se asoma por encima del alma como una montaña que pesa toneladas. De cada error, se puede extraer un gran aprendizaje y sabiduría vital, por ello, cuando te caigas, recuerda que tienes dos piernas y fuerza suficiente para volver a levantarte y caminar. La humildad te eleva por encima de la cima de ese monte llamado felicidad donde tu corazón se dirige con ansiedad.

La vida no es una película de Hollywood. Es más bonita, sencillamente, porque es real. Sin embargo, en más de una ocasión, nos negamos a aceptar las cosas tal y como son por miedo, inseguridad, o sencillamente, porque contrastan con nuestros propios deseos. Detrás de esta ley que confronta la realidad con la idealidad de la mente existe la gran sabiduría de aprender a tolerar la frustración de querer y no poder. De superar la carencia que existe detrás de un no.

Gracias a la vida, podría ser el verso de esa poesía perfecta que alivia tu pena y tu tristeza en los momentos de dificultad. Es difícil pensar en positivo cuando cae la tormenta sobre uno mismo. Pero, más allá de los truenos, los rayos y el granizo, siempre hay una luz que sobresale en el horizonte, por ello, vale la pena decir: “Buenos días”.

Gracias es una palabra perfecta. Contiene la “g” de generosidad, la “r” de risa, la “a” de alma, la “c” de conquista, la “i” de ilusión, la “a” de apertura y la “s” de sabiduría. Por ello, aprende a ser generoso y ríe más. Así tu alma conquistará la ilusión de la sabiduría que representa la apertura del yo.

Gracias a la vida. Gracias a la Umafy por todo aquello que he aprendido con vosotros desde la ilusión de mi juventud.

***************************************


Para despedirme os dejo con un nuevo artículo: Pon en práctica la inteligencia emocional.

3 comentarios:

  1. Precioso. Estamos de acuerdo: la vida es un regalo y hasta cuando oscurece siempre se encuentra un huequito por donde se cuela la luz.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS a ti, querida Maite
    Todo tu texto es de una sabiduría impactante.
    Tu primer párrafo profundo y sobresaliente.
    Y tu baile de palabras acompasando una gracia perfecta.
    Es un gusto disfrutar de tu generosidad .
    AYER me quedo pendiente 1.1

    ResponderEliminar
  3. así es, puede que no nos demos cuenta pero a diario tenemos tantas cosas que agradecer! como bien dices la vida es algo tremendamente rico, un ejercicio constante de caminar hacia delante, de superación. hay momentos de todo tipo, alegres, tristes... las personas que sufren depresión lo ven todo negro pero un primer e importantísimo paso para salir adelante es que conciban la posibilidad de que, como dice malumujer, siempre hay un huequito por donde se cuela la luz. una vez escuché una frase que realmente me impactó: hay personas que pasan por la vida como por un tunel, pero afuera hace un sol maravilloso. un abrazo, pablo

    ResponderEliminar