GRACIAS

Domingo de sensación de paz, emociones y calma. Viernes y sábado intensivo de estudiar, desde el placer. Nunca en mi vida había hecho un curso que me supusiera nueve horas diarias. Y no puedo decir más que ha sido una MARAVILLA. Tenemos la suerte de tener un profesor de total vocación que disfruta con lo que hace y se le nota. Pero además, nos ofrece una visión del coaching profunda basada en el humanismo. Como ejemplo, sólo puedo deciros que en ningún curso que he hecho como alumna sobre temas de psicología o de inteligencia emocional, jamás me han hablado del ser y de la esencia (algo que sí ha sucedido en este caso y que muestra valores profundamente filosóficos). Quiero recomendaros un libro que conocí ayer y que describe la historia de un hombre excelente Randy Pausch, dedicó sus últimos meses de vida a mandar mensajes de esperanza en medio de su lucha contra el cáncer. La última lección, un libro sobre cómo se debe vivir y que ya tengo entre mis manos gracias a que uno de mis compañeros de la Umafy me lo ha prestado.




Otro mensaje de sabiduría vital que he recibido esta semana ha sido por parte de alguien (de quien no doy ningún dato por respeto a su intimidad y privacidad) pero de la forma más divertida y genial, me hizo darme cuenta de que lo que define a una persona no es su titulación. Lo importante de cada uno de nosotros no es nuestra profesión, por más elevado que sea el título que tengamos. Y tal vez, en la medida en que damos más importancia a ese título, negamos la posibilidad de dejar conocer otras partes de nuestro interior que brillan más y son más esenciales en relacíón con la identidad, es decir, con el "yo" y con la verdad que habita en nosotros mismos. Llevo pensando en este tema desde el miércoles y estoy segura de que podré desarrollarno en algún momento con más profundidad desde una perspectiva filosófica.




Y otro regalo que he tenido esta semana, es el de animarme a dejar un comentario en el blog de una modelo que me parece súper cercana y simpática. Lo hice sin esperar nada a cambio, simplemente, por agradecimiento a la actitud tan cercana y positiva que esa chica siempre muestra en su web. Al día siguiente, Clara Alonso (a quien tal vez, no conozcáis pero es un referente en su profesión) hizo lo mismo y me regaló un comentario bien bonito en mi taller de Inteligencia Emocional y Filosofía.




En definitiva, gracias a todos por una semana genial que quiero compartir con aquellos que se acerquen aquí desde la libertad. Me despido con un nuevo artículo: El deseo de escapar.

Comentarios

  1. Aquí estoy, como siempre, cerquita, aunque no me veas.
    No cabe duda de que cuando el cielo está despejado, todas las estrellitas brillan como verdaderos soles. Me alegro con tu alegría. Feliz semana!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. y todos los que tenemos el gusto de conocerte y de leerte y de disfrutar con tu compañia te damos las gracias a ti Maite. gracias por tu luminosidad, por tu alegría y por tu mensaje de esperanza y positividad que a veces se echa en falta en algunos ámbitos de la sociedad o de nuestro entorno. y por tus risas. un abrazo, pablo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40