Madrina de promoción

Ayer, el director de la Umafy, me dio una de esas noticias, inesperadas que te llenan de alegría. Y es que he sido elegida (junto con otra compañera que da clases de literatura) madrina de promoción de los alumnos que se licencian en junio en Aoiz el 2 de junio. Comparto la noticia porque es una de esas ilusiones que la verdad, es que no pensé que podría hacer realidad tan pronto.


Y lo digo de verdad. En realidad, no pensé que en menos de un año y medio iba a poder hacer realidad los tres deseos que yo al menos, tenía como profesora de la Umafy: poder dar la conferencia el día de los alumnos, ser la protagonista de la entrevista de la revista de Bilaketa, y ahora, ser también madrina de promoción.


La realidad es que yo misma me había mentalizado a que tendría que esperar durante muchos años para ir teniendo estas oportunidades. Pero todo ello, me ha venido de una forma rápida y sencilla, y creo que por eso, lo valoro más todavía.


Con cariño para todos, pero en especial, para la Umafy que forma parte de mi vida. La verdad es que aunque ese día, el protagonismo no es mío, voy a estar más nerviosa que el día que me doctoré.

Para finalizar, como siempre, os dejo con un artículo. En esta ocasión, sobre empresa.

Comentarios

  1. FELICIDADES!!!!!!!!!!!!!!
    Llevaba unos días sin pasar por aquí y, como siempre es un placer detenerse en tus palabras.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Madrina ¡¡¡ y de promoción ¡¡¡¡¡
    Enhorabuena, porque se lo que supone para tí, tu vida en Umafy.
    Me alegra ver como la vida te sonrie.
    Seguro que te lo mereces.
    Hay esfuerzos y trabajos que tienen su recompensa, ¿por qué no?
    Es un gusto
    Feliz finde y un besico 1.1

    ResponderEliminar
  3. enhorabuena!!!! que noticia tan estupenda!! si es que se venía venir... jeje. todos tus lectores nos alegramos muchisimo de que nuestra lider bloggera tenga tan merecida recompensa. bsss pablo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40