La incertidumbre

La enfermedad, te hace frágil, te hace vulnerable. De hecho, una enfermedad grave no sólo afecta al enfermo sino también, al entorno. Exxisten enfermedades que te enseñan a vivir el día a día. Y eso que tal vez, parece muy positivo, no es del todo bueno porque es una angustia tener siempre un nudo en el estómago. En medio de la euforia estival, en la que muchas personas ya tienen destino para sus vacaciones, también existen otros héroes anónimos que luchan por su vida, y un entorno, que reza por ellos. Con cariño.

Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo con lo expuesto. Dejémonos afectar por aquellas personas (todos conocemos alguna) que viven la enfermedad diariamente y como decía aquel: no podemos explicar el sufrimiento, no podemos eliminarlo, pero podemos aliviarlo con nuestra presencia. Este verano saquemos tiempo para estar con ellos.

    ResponderEliminar
  2. Ese nudo en el estómago se llama amor. Porque el amor, duele cuando hay sufrimiento.
    Es precioso lo que has escrito, me ha calado.
    Un besico 1.1

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40