Tener una corazonada

En filosofía, existen autores que dan un valor especial a la emoción. Otros en cambio, apuestan por el poder de la razón. Pero hoy me gustaría animarte a seguir esas intuiciones interiores que todos tenemos a través del artículo publicado en Psicoblog. Por otra parte, comparto mi alegría con vosotros porque ayer, hizo tres años que aprobé el doctorado. Mucho ánimo desde aquí, a quienes están pasando el mismo proceso, y no descansan, ni siquiera en verano. Después, el esfuerzo merece la pena.

Comentarios

  1. Enhorabuena Maiteeeee!! que fructífero ha sido tu camino desde entonces!! al final la vida está hecha de jalones a lo largo del camino que nos orientan hacia la verdadera meta del desarrollo personal en todos los sentidos. sin duda tu doctorado ha sido uno de ellos por lo que te transmito mi felicitación efusiva. pues si, racional y emocional, son como las patas de una mesa, no podemos prescindir ni de una ni de la otra. alcanzar un equilibrio oportuno entre ambas resulta un ejercicio muy interesante a lo largo de la vida. bss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40