27 de agosto de 1997

Las personas no mueren. Perviven en los recuerdos, en la huella que dejaron en cada camino, en el alma infinita del mundo. Aquellos que fueron, siguen estando, de la misma forma que aquellos que estamos ahora, dejaremos de estarlo en algún momento. Es como un juego cuyas reglas no alcanza a comprender la lógica racional en medio de su deseo de eternidad. Existen grandes hombres, algunos pasan a la historia de la humanidad. Este es el caso, del tristemente fallecido Neil Armstrong, el primer hombre en pisar la Luna que nos ha dicho adiós este fin de semana. Sin embargo, existen otros muchos grandes hombres que en forma anónima se marcharon dejando heridas a los que se quedaron recordando. Hoy hace quince años, J.N nos dijo adiós. Quince años después, tu recuerdo sigue vivo en todos aquellos que te queremos.

Comentarios

  1. Y enredados con fuertes lazos permanecen los recuerdos TQ 1,1

    ResponderEliminar
  2. Y enredados con fuertes lazos permanecen los recuerdos TQ 1,1

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40