Tú; mi cambio de paradigma

Detrás de un yo, siempre existe un tú. Detrás de un nosotros, siempre existe la individualidad. Sin embargo, no siempre detrás de ti, estás tú. Dejas de ser tú mismo cuando aparentas ser quien no eres ante los demás, cuando reprimes sentimientos que en realidad, están dentro de ti. Y los tapas, como si fuesen fantasmas cuando son signos que marcan tu camino hacia la felicidad. Dejas de ser tú cuando no eres valiente para luchar por aquello que quieres, aunque todo el mundo te crea feliz con aquello que tienes. Verdad y apariencia no son sinónimos cuando hablamos de una vida plena en donde existe mucha gente cobarde que vive como todo el mundo, por el simple hecho, de que las cosas “tienen que ser así”. Tú, mi cambio de paradigma. Yo, el alma que busca algo más en este planeta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40