Las caricias de ausencia

En el último curso que hice aprendí algo que conocía en la práctica pero no en la teoría. Entendí por qué ciertos gestos pueden hacer sentir tan mal a una persona. Gestos que todos hemos podido cometer en algún momento de nuestra vida, pero que se sienten más cuando tú los vives en primera persona. Así que para este fin de semana, comparto con vosotros un nuevo artículo con el objetivo de que todos hagamos autocrítica y aprendamos a pensar: Las caricias de ausencia.
 

Existe una frase que se me quedó marcada cuando la escuché en boca de la profesora: Las caricias de ausencia son más difíciles de soportar que las negativas. Por eso, porque la indiferencia puede destruir nuestra autoestima por momentos, produce inseguridad y desconcierto. Seguramente, todos cuando hemos cometido actos así con los demás, actos que parecen no tener ningún tipo de importancia en apariencia, no hemos sido conscientes del daño que se puede hacer a otra persona, cuando le tienes esperando como si fuese un objeto que no tiene valor.

Comentarios

  1. Me gusta el cambio: una explosión de luz.
    La indiferencia y la hipocresía son dos, más que caricias, yo diría, latigazos que nos dañan más que cualquier negativa. Seguramente todos le hemos fallado a alguien alguna vez con un silencio o una ausencia y creo que es más perdonable que la hipocresía, porque ésta última es premeditada e incluso hasta malvada.
    Tus reflexiones siempre ayudan a avanzar.
    Reliz fin de semana
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Malu, tu presencia siempre me reconforta a nivel emocional, me aportas cosas buenas. Así que muchas gracias por estar ahí y por tu cariño que es recíproco. Feliz fin de semana y a seguir viviendo con ilusión.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40