El dolor corporal

El dolor corporal se vuelve maldito en ciertos momentos, se vuelve amargo, te amarga tanto que te arranca el alma, te llena de pensamientos negativos y de tristeza. Por suerte, existe una sensación que es gratificante y es la que surge, de algo tan simple, en apariencia, como el cese de ese dolor, y entonces, vuelves a sentirte bien nuevamente, vuelves a la vida. Comparto con vosotros un artículo para celebrar el Día de San Francisco Javier: Vivir el presente incluso, en la adversidad. Felicidades a todas las personas para las que este día tiene un significado especial.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40