Un poco de humor...

En una ocasión, en la clase que imparto en la Umafy sobre inteligencia emocional donde la media de edad de los alumnos es de 70 años, de pronto, una de las alumnas inició un debate que ya no recuerdo ni cómo surgió. Imagino que surgió a partir de alguna reflexión filosófica mía sobre el paso del tiempo. 

De pronto, afirmó con vehemencia que las mujeres envejecen mucho peor que los hombres. Y acto seguido, como un eco, el club de féminas reafirmó este argumento tan poco científico, mientras los hombres allí presentes, lejos de desmentir este dato, se sentían galanes al más puro estilo de una telenovela. El ego de ellos crecía por momentos, mientras yo me quedaba sorprendida de que señoras que se arreglan tanto para venir a clase, que en algunos casos, son tan elegantes, tengan una imagen tan poco objetiva de la realidad. 

Así que en medio de aquel gallinero (el tema de la belleza nos afecta a todos), intenté dar mis argumentos improvisados sobre por qué creen eso: y la verdad, pienso que los cánones de belleza son mucho más exigentes con las chicas que con los chicos. Y esta exigencia, lejos de desaparecer, sigue vigente en la madurez. Pero lo que más me sorprendió de todo esto, es que son las propias mujeres quienes no se liberan y viven sometidas a una imagen ideal que es imposible de cumplir porque sumar años, implica tener arrugas y el pelo blanco.

La belleza existe a los 80 años, claro que existe, pero se trata de una perfección diferente. En cualquier caso, y aquí llega mi conclusión, creo que nosotros mismos somos mucho más duros con nosotros de lo que lo es la naturaleza. 

¿Qué quiero decir con esto? Ellos, al menos, en la etapa de los 30 y de los 40 están muchos más atractivos en ocasiones, sin afeitar, y con una barba incipiente de dos días, y ellas, que muchas veces se maquillan cada centímetro del rostro, están mucho más guapas al natural.

Sin embargo, los humanos somos expertos en rizar el rizo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40