Carta de un lector

Comparto con vosotros y con el permiso del autor (que me lo ha dado), una carta sobre el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Comparto la carta con el orgullo que siento de que ese alguien que ha escrito la carta es de mi familia y, más allá de estar o no de acuerdo con él, creo que nadie puede discutir que se expresa de maravilla (las iniciales del autor son P.B): 

 "No acabo de entender la importancia del Día Internacional de la Mujer. No quiero que sólo sea en este día cuando las protagonistas son ellas. Ni que sólo este día sea importante en la defensa de la igualdad de derechos y oportunidades con relación al hombre. Tampoco entiendo demasiado los avances conseguidos, pues casi todos ellos van en contra del principal derecho de la mujer, el derecho a ser madre.
 
Creo que el verdadero avance se logrará cuando la mujer tenga la libertad y el derecho a decidir sobre lo que ella desea ser en la vida. ¿Es que la mujer de hoy, puede elegir con libertad  ser madre en el hogar o realizarse en un trabajo fuera de el? Y si quiere trabajar y a la vez ser madre de sus hijos en el hogar tiene la mínima posibilidad de conseguirlo?
 
Aquí esta el quid de la cuestión. Los roles que durante siglos han permitido que tanto el hombre como la mujer fueran complementarios en el desarrollo de la humanidad han sido sustituidos por una lucha enfrentada de ambos, sin que la libertad y el reconocimiento de los derechos de la mujer, haya logrado meta importante alguna. Nuestras abuelas, no disfrutaban de los derechos que tanto preocupan a las mujeres de hoy, pero en general eran más respetadas y queridas y disponían sobre asuntos importantes, que las esposas de hoy, no pueden ni siquiera soñar.
 
Una de las pocas “cosas importantes mal logradas” es que el valor del hombre y el de la mujer se han igualado por lo más bajo. En conjunto, ya no se necesitan como se necesitaban en tiempos pasados. Así el hombre puede prescindir de la mujer, dejándola cuando considere que supone más carga que beneficio y la mujer puede hacer lo mismo cuando lo considere de su interés, eludiendo las responsabilidades que deberían ser tenidas en cuenta. Desgraciadamente, en muchos casos, con grave perjuicio de los hijos, o de la familia misma, que son los que sufren a causa del “disfrute” de las libertades conseguidas.
 
Ayer, en una de las múltiples tablas redondas o cuadradas celebradas en las televisiones, con ocasión de la celebración del “Día”, tuve la oportunidad de oír con placer el testimonio de una mujer, abogada y al parecer habituada a tomar posturas en la vida, que decidió en su día ser mujer y madre de sus hijos, y defendía el deber de la sociedad de reconocer y satisfacer debidamente con un salario justo, el trabajo de la mujer en el hogar. Y más me satisfizo la buena acogida de esta sugerencia por el resto de mujeres que completaban la mesa.-entre ellas una importante representante política, defensora de la mujer en la ONU y otras organizaciones mundiales-.
 
Y no dejó de sorprenderme que esta posibilidad que en más de una ocasión fue tema de discusión entre mi padre y yo, fuera de verdad una condición necesaria para que la mujer pudiera elegir con libertad sobre cual debería ser, para cada una, la trascendental tarea de su vida. Y también que nadie más en ningún foro social ni político defiendan de verdad el valor real de la mujer en el hogar.
 
Ya sé que por lo que pienso, seré tenido por “machista”. Pero creo firmemente que estas soluciones irán más lejos al final que la celebración del día de la mujer, o del día de la mujer trabajadora, o de la mujer independiente… o de la mujer con el apelativo que quiera dársele.

Y la base de mi modo de pensar, es el recuerdo de mi madre. Lo más importante que hizo en su vida, fue atender a la familia como lo hizo. Como pienso que ha sido lo mas importante que han hecho en la vida todas las madres que en el mundo han sido. Por ellas y para ellas, mi amor mi admiración y respeto". 

Comentarios

  1. todos los días deberían ser "el día de la mujer"!
    hoy en día se habla mucho de "conciliación"... la mujer posee unas cualidades innatas que la engrandecen enormemente. una de ellas es, sin duda y puede que principalmente, la maternidad. ningún hombre podrá experimentar nunca lo que supone la gestación de un bebé en el interior del propio cuerpo y su posterior alumbramiento. vivan las mujeres, las madres, las hijas, las amigas........

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40