Elegir entre la vocación o la empleabilidad

Este debate surgió en una conversación que tuve este martes con algunos compañeros del curso de poesía. Es el eterno dilema que casi siempre afecta a las carreras de letras. Por suerte, reconozco que a pesar de que yo elegí el camino de la filosofía, son poquísimas las ocasiones en las que me he encontrado con alguien que me ha matado la ilusión. 

Al revés, siempre he sentido cierta admiración en los demás por haber estudiado una carrera poco común y por haber hecho el doctorado. 

Renunciar a la vocación es casi como renunciar a tu propia felicidad. Hoy comparto mi reflexión contigo sobre este tema a través del artículo publicado en Empresariados

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40