Duelo en los hijos

Comparto contigo mi último trabajo realizado para Web Consultas sobre El duelo en los niños.

Comentarios

  1. Querida Maite, este tema es tan complejo, que en el momento preciso olvidas todo lo leído, todo lo aconsejado y todo lo racional. Actúas por instinto, y, por lo menos en nuestro caso, eso funcionó. Yo lo resumiría de una manera muy simple: "Seguir viviendo llorando juntos y riendo juntos".
    Mi hijo de diez años acompañaba a su padre en un paseo cuando éste murió de una manera fulminante de un infarto. Mi hija acababa de cumplir 18 años.
    Éramos una familia muy feliz y todo se derrumbó. Pero el amor, como bien dices, puede con todo.
    Yo, como sabes, ya nos vamos conociendo, procuro buscar recursos para avanzar, y mi mejor baza es la palabra, en aquella época, no te puedes imaginar la cantidad de historias que inventaba, en las tardes de sofá que compartimos siendo una familia rota.
    (Si a alguien le puede servir, en mi blog he compartido "Cuento "La Vida", que tristemente ya ha sido usada por varias personas)
    Hablar, dejar espacios, recordar, no regodearse en el dolor, convivir de una manera sana, con lágrimas y con risas ... y, en nuestro caso nos ayudó muchísimo "darnos", comprometernos socialmente, asumir que hay circunstancias que sí se pueden arreglar.
    Ojalá tus lectores no necesiten aplicar tus consejos (muy sabios), por esta vez, y si los necesitan, les envío desde aquí toda mi solidaridad y todo mi cariño.


    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Malu por tener la generosidad de compartir tu historia con todos nosotros. Como bien dices, no existe manual de instrucciones para salir a flote y cada quien va descubriendo su camino.

    Animo a todos a que visiten tu blog para disfrutar de él.

    Feliz Día de Todos los Santos para todos y para ti.
    Con cariño.

    ResponderEliminar
  3. Generosidad y sufrimiento van de la mano. El otro día recogiendo firmas para un acto solidario, me impacto lo mucho que es capaz de compartir el que menos tiene.
    No se porque lo cuento, quizás porque el dolor nos abre un camino de supervivencia entre risas y llantos.
    Gracias a las dos, por compartir.
    Un abrazo y mucho mas 1.1

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias como siempre por tu aportación y que tengas un feliz fin de semana.
    Un abrazo y hasta pronto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40