Adiós a Maribel Martínez Éder

Ayer salió la noticia en el Diario de Navarra de la candidatura de Maribel Martínez Éder como aspirante a recibir el premio Príncipe de Viana de la Cultura. Ironías del destino, ayer por la noche, también murió. Se fue consciente de que había tenido ese reconocimiento. Yo admiraba de ella la ilusión que ponía en su trabajo y el valor que daba a su función al frente de la Asociación de Telespectadores y Usuarios Plaza del Castillo, que ha quedado huérfana sin ella.
 
Existen comentarios de Maribel en este blog porque tuve la suerte de conocerle como jefa y también, como amiga. Alguien que por la diferencia de edad, me trataba con un gran cariño maternal. Me cuesta hacerme a la idea de que no volveré a verle porque nunca es agradable decir adiós a alguien que quieres.
 
Cuando estoy en proceso de asimilar una mala noticia, no me salen las palabras bonitas, así que tomo prestado un texto que mi amigo Pablo Ferrer escribió sobre ella y que hago propio con su permiso:
 
“No tengo palabras. Descanse en paz. Estuvimos hace una semana viendo mi exposición y se le veía, a pesar de su enfermedad, repleta de vitalidad, alegre, con ganas de seguir luchando, con esa sonrisa en la boca que le caracterizaba. Todos los que la hemos conocido la hemos querido mucho.

Porque ella se hacía querer sin ninguna dificultad. Y porque hemos recibido todo su cariño, un cariño que desarbolaba cualquier atisbo de negatividad, cualquier gesto de amargura, cualquier síntoma de tristeza. Maribel ha sido un ejemplo para todos. Por su capacidad de superación, por su valentía a la hora de enfrentarse a la enfermedad y, repito, por esa sonrisa cautivadora.
 
La veo cantándonos la canción que había compuesto para su nieto hace pocos días. Y la veo recibiéndonos en su casa como si cada encuentro con ella fuera el primero, con esa maravillosa hospitalidad que desplegaba ante sus amigos. Precisamente ayer salía su foto en DDN anunciando su candidatura para el Premio Príncipe de Viana.
 
Es seguro que ella ha recibido, al llegar al cielo (estoy convencido de que está en él), el mejor y más grande de los premios. Hasta siempre Maribel (o hasta que nos volvamos a encontrar).

Comentarios

  1. Yo también conocí a Maribel, y estoy de acuerdo en todo lo que destacas de ella. Colaboré estrechamente con Maribel en algunas de las iniciativas de la Asoc. Pza. de Castillo, como el Día 10 sin televisión, y siempre recordaré su incansable determinación, alegría en su quehacer diario y su actitud siempre positiva frente a la adversidad. Hasta la vista Maribel. www.franciscoequiza.com

    ResponderEliminar
  2. Hola Francisco, muchas gracias por tu comentario y por tus palabras hacia Maribel. Yo también colaboré en la Camapaña del Día 10 sin ver la Televisión.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. No conocía a Maribel, pero con vuestros comentarios estoy segura que con esa PAZ seguirá viviendo.
    Unas palabras de afecto para todos los suyos y amistades.
    Un sentido abrazo querida Maite.
    Araceli

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por tus palabras hacia Maribel y su recuerdo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ventajas de ser emprendedor después de los 40